El aburrimiento potencia la imaginación de los niños