Por qué es tan difícil adoptar en España