¿Qué son los adverbios? Tipos y principales funciones

Todo lo que necesitan saber los niños sobre los adverbios

Adverbios

Los adverbios son una de las partes de la oración que primero aprenden los niños en clase de lengua. Se trata, junto a los adjetivos, de uno de los principales elementos complementarios de la oración, cuya principal función consiste en aportar nueva información sobre la acción que se lleva a cabo en la frase. Por eso, es importante que los niños se familiaricen con los adverbios y aprendan a identificarlos dentro de la oración. Así podrán ser capaces de comprender los nexos que existen entre las diferentes partes y podrán diferenciarlos de los adjetivos.

¿Qué es un adverbio? Sus funciones dentro de la oración

Los adverbios son las palabras invariables que complementan el significado de un verbo. Básicamente, ofrecen información sobre el momento, el lugar, la intensidad o el modo en el que se desarrolla la acción. Su principal función consiste en ser el núcleo del sintagma adverbial, a la vez que actúa como complemento circunstancial del verbo. Tal es el caso de la oración “Juan trabajó ayer”, donde ayer modifica al verbo trabajó, indicando así una nueva información de tiempo.

Sin embargo, en otras ocasiones los adverbios también pueden modificar a los adjetivos u otros adverbios. En estos casos, su función modifica el grado, como en la frase: “Mi trabajo está muy lejos”. En este ejemplo, el adverbio muy modifica al adverbio lejos, una manera sencilla de enfatizar que en realidad está bastante distante. Se trata de una información adicional que sin duda, le aporta mucho más valor a la frase.

Por lo general, los adverbios se encuentran después del verbo o antes del adjetivo o adverbio al que modifican. Sin embargo, en ocasiones también pueden estar ubicados al inicio de la oración, como en el caso de la oración “Normalmente, voy andando al trabajo”, donde el adverbio normalmente se ubica al principio de la frase.

¿Cuáles son las principales diferencias entre adverbios y adjetivos?

Uno de los principales problemas a los que tienen que enfrentarse los niños cuando están aprendiendo los adverbios consiste en aprender a diferenciarlos de los adjetivos. Aunque a veces puede dar pie a confusiones, en realidad no es muy complicado si se analiza la función que desempeña cada término dentro de la oración. He aquí dos trucos muy sencillos que los niños podrán poner en práctica cuando no sean capaces de distinguir a primera vista si se trata de un adverbio o un adjetivo:

Comprobar la parte de la oración que modifica cada término

Recordemos que los adverbios cumplen la función de complemento circunstancial y suelen modificar al verbo, adjetivo u otro adverbio mientras que los adjetivos solo complementan al sustantivo. Por ejemplo, en las oraciones “El perro come rápido” y “El perro es rápido”, el término rápido actúa como adverbio en la primera oración ya que modifica al verbo mientras que en la segunda actúa como adjetivo ya que modifica al sustantivo.

Determinar si se trata de un término variable o invariable

Los adverbios son siempre invariables mientras que los adjetivos varían en género y número. Utilizando el mismo ejemplo anterior, en la oración “El perro come rápido” se puede modificar el género del sustantivo “La perra come rápido” o el número “Los perros comen rápido” sin que se modifique el adverbio, lo que indica precisamente que se trata de un adverbio. En cambio, en el segundo ejemplo, “El perro es rápido”, al modificarse el género o número se altera el adjetivo: “La perra es rápida” o “Los perros son rápidos”, corroborando así que se trata de un adjetivo.

Tipos de adverbios

Principales clases de adverbios

Existen muchas formas de clasificar los adverbios en la lengua castellana, teniendo en cuenta la ubicación, el tiempo y espacio, la cantidad o el modo. En este sentido, las clasificaciones más utilizadas son las siguientes:

1. Adverbios de lugar

Como su nombre indica hacen referencia al lugar donde se desarrolla la acción. Entre ellos se encuentran: aquí, allá, allí, ahí, acá, arriba, abajo, lejos, cerca, delante, adelante, detrás, debajo, enfrente, encima, atrás y alrededor.

2. Adverbios de tiempo

Hacen referencia al momento en que se desarrolla la acción. Algunos de los adverbios de tiempo más utilizados incluyen: ayer, hoy, mañana, tarde, temprano, pronto, luego, después, antes, todavía, aún, ya, siempre, nunca, anoche, enseguida, ahora, mientras, anteriormente, próximamente, jamás y anteayer.

3. Adverbios de modo

Los adverbios de modo se refieren a una condición o estado que describe la acción. Algunos de los más usados son: bien, mal, regular, deprisa, despacio, así, tal, adrede, peor, mejor, fácilmente, responsablemente, estupendamente y el resto de terminaciones en “mente”.

4. Adverbios de cantidad

Hacen referencia al número o cantidad como información adicional a la acción. También conocidos como adverbios de grado incluyen los términos: mucho, poco, muy, bastante, más, demasiado, casi, solo, algo, solamente, tanto, tan, todo, nada y aproximadamente.

5. Adverbios de afirmación

Este tipo de adverbio tiene la función de reforzar el valor afirmativo de la acción. Entre ellos se incluyen: sí, cierto, claro, exacto, obvio, ciertamente, efectivamente, verdaderamente, seguramente y asimismo.

6. Adverbios de negación

Básicamente, se trata de un tipo de adverbio cuya función consiste en consolidar el valor negativo de la acción. Algunos de los adverbios de negación más utilizados son: no, jamás, nunca, y tampoco.

7. Adverbios de duda

También conocidos como adverbios dubitativos, le imprimen duda a la acción. Algunos de los más empleados incluyen: quizá, acaso, tal vez, puede, puede ser, a lo mejor, posiblemente, seguramente y probablemente.

También existen otros tipos de adverbios que se utilizan con menos frecuencia, como los adverbios de orden, los interrogativos y exclamativos.

Los grados del adverbio

Los adverbios, como los adjetivos, admiten grados. Esto significa que los adverbios pueden tener grado comparativo y superlativo, cuya función consiste en indicar la intensidad con la que tiene lugar la acción verbal. Por ejemplo, en la oración “El perro de Juan ladra más fuerte que el perro de Pedro” el adverbio más fuerte que hace referencia al verbo ladra e incluye un grado comparativo para indicar que uno de los perros ladra más fuerte que el otro.

Vale destacar que existen algunos adverbios que contienen en sí mismo la forma comparativa como en el caso de: mejor, peor, más o menos. En estos casos, suelen hacer referencia directamente a un adverbio comparativo, aunque no forme parte de la expresión “más…que” o “menos…que”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios