10 alimentos que pueden provocar atragantamientos infantiles

Los atragantamientos en bebés y niños son muy peligrosos

alimentos atragantamiento niños

¿Sabías que los atragantamientos son uno de los problemas médicos más frecuentes en la infancia? Se estima que son responsables del 40% de las muertes accidentales en niños menores de un año. Y es que a esas edades cualquier objeto puede resultar peligroso, desde un caramelo o una pequeña pieza de juguete hasta los globos de goma o el papel para dibujar. El problema es que los bebés y los niños pequeños tienen un sistema respiratorio aún inmaduro, lo cual aumenta el riesgo de atragantarse.

Sin embargo, cuando los padres piensan en atragantamiento usualmente solo reparan en los objetos extraños y no son conscientes de que existen alimentos que también pueden provocarles asfixia a sus hijos. De hecho, los alimentos son uno de los principales causantes de los atragantamientos en los bebés y niños pequeños. Os desvelamos los alimentos más peligrosos a los que deberíais manteneros atentos.

10 alimentos comunes con los que tu hijo puede atragantarse

1. Cacahuetes

Los cacahuetes son uno de los frutos secos más peligrosos para los niños. Solo en España se estima que son responsables de entre el 60 % y el 80 % de los casos de atragantamiento en menores de edad. Un riesgo que aumenta cuando se consumen los cacahuetes enteros y con piel ya que el grano puede obstruir la tráquea o puede desprenderse un trozo y taponar las vías respiratorias.

2. Salchichas

Un estudio publicado en la International Journal of Pediatric Otorhinolaryngology desveló que las salchichas son el alimento que mayor número de muertes por atragantamiento provoca en los niños. Esto se debe a su forma circular que funge con una especie de sello en la tráquea de los niños pequeños, sobre todo cuando se corta a rodajas, lo cual puede generar asfixia y, en el peor de los casos, la muerte.

3. Palomitas de maíz

La típica escena de una familia en el cine comiendo palomitas de maíz entraña numerosos riesgos que a veces los padres pasan por alto. Las palomitas de maíz aumentan el riesgo de atragantamiento en los niños, debido a su forma y textura esponjosa que le permite adherirse con facilidad a la tráquea de los pequeños y provocarles asfixia.

4. Uvas

Las uvas son otra de las causas de atragantamiento más mortales en la infancia, según demostró una investigación publicada en la BMJ Journal. El problema es que las uvas suelen ser más grandes que la tráquea de los niños pequeños, a la vez que tienen una consistencia suave y flexible que le permite adentrarse en las vías respiratorias y formar una especie de tapón.

5. Caramelos

¿Sabías que los caramelos son responsables de cerca del 15,5 % de los atragantamientos en los niños? Su textura firme, así como su pequeño tamaño aumentan el riesgo de obstaculizar la respiración y provocar asfixia, si se desvían a la tráquea. En algunos casos, también pueden desprenderse fragmentos que terminen en las vías respiratorias de los pequeños.

atragantamiento en niños y bebés

6. Golosinas

Las golosinas, al igual que los caramelos, implican un riesgo añadido de atragantamiento para los niños. Por ejemplo, los malvaviscos y las gominolas tienen una consistencia suave pero que no se deshace con facilidad y que tiende a retomar su forma original, por lo que en caso de obstruir la tráquea puede hacer un efecto tapón, impidiendo que los pequeños puedan respirar.

7. Jamón

El jamón serrano, junto con otros embutidos como el lomo embuchado o la cecina, pueden ser peligrosos para los niños, sobre todo si se trata de bebés. Lo que sucede es que estos embutidos tienen una textura correosa que resulta difícil de masticar y que puede adherirse con facilidad a la tráquea y pasar a las vías respiratorias, provocando un atragantamiento.

8. Carne

¿Sabías que la carne es la responsable del 12,2 % de los casos de atragantamiento registrados en España? Esto porque a la mayoría de los niños les resulta difícil masticar la carne, sobre todo cuando se trata de carne de ternera, cerdo, cordero o cabra. Lo que sucede es que la carne tiene una textura fibrosa que cuesta desgarrar y que, en caso de llegar a la tráquea, puede taponar la misma con facilidad y causar asfixia.

9. Manzana

Las manzanas son un alimento básico en la dieta de muchos niños. Sin embargo, muchos padres no son conscientes de que las manzanas, sobre todo si se comen con piel, aumentan el riesgo de sufrir asfixia infantil. El problema radica en que a los niños les resulta difícil masticar una manzana, lo que aumenta las probabilidades de que se desprenda un trozo y termine obstruyendo las vías respiratorias.

10. Alimentos con huesos

Las aceitunas, cerezas o nísperos también pueden provocar atragantamiento en los niños. Esto se debe sobre todo a sus huesos que pueden hacer que los pequeños se asfixien. Por eso, se recomienda darle estos alimentos sin huesos y cortados en trozos pequeños.

Deja un comentario sobre “10 alimentos que pueden provocar atragantamientos infantiles”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios