El amor por los hijos es maravilloso, pero por los nietos es perfecto

amor abuelos nietos

Si eres padre o madre sabrás que el amor por los hijos es maravilloso, pero si además eres abuelo o abuela, habrás descubierto que el sentimiento por los nietos es el amor más perfecto que has conocido en tu larga vida. Has tenido tiempo para conocer qué es el amor, de muchas formas diferentes, por muchas personas diferentes… pero cuando se trata de tu primer nieto, ese amor se convierte en algo perfecto a la par que maravilloso.

Los abuelos son diferentes

No podemos negar que todos los abuelos son diferentes y no todos se involucran igual en la vida de sus hijos o de sus nietos. También hay abuelos más jóvenes con más energía, otros más mayores con más tiempo pero con menos energía. Hay abuelos más flexibles y otros más severos, algunos más cercanos y otros más lejanos… pero todos y cada uno de ellos son abuelos.

Cada familia es un mundo diferente y hay muchas personas en ellas, cada una con su propia idiosincrasia… pero lo más bonito son esos abuelos que se preocupan por estar en la vida de sus nietos, para que estos pequeños tesoros puedan crecer con todos los valores que pueden transmitirles y también, con todo su amor que se quedará grabado en la personalidad de sus pequeños para toda la vida.

Los abuelos tienen mucha sabiduría y han aprendido que la vida solo tiene un camino, pero que aunque no hay dobles oportunidades sí se pueden hacer las cosas mejor o al menos, de una manera diferente… Porque el tiempo nos da la sabiduría para ello, este tesoro limitado que no retrocede y que solo va en una dirección. Cuando las personas se convierten en abuelos se dan cuenta de que su experiencia y su sabiduría se extiende hacia sus nietos y que les darán un gran regalo de por vida si lo comparten con ellos.

amor nietos

Los abuelos les dan besos a sus nietos…

Los abuelos les dan a sus nietos los besos que no les dieron a sus hijos, y los niños les dan a sus abuelos ese amor y ese cariño que ya nadie les da. La conexión que se forma es especial y el vínculo puede llegar a ser inquebrantable, incluso aunque la naturaleza quiera arrancar a los abuelos del lado de los nietos por ley de vida.

Cuando los abuelos tienen a sus nietos en brazos sienten un sinfín de emociones, cargadas de amor real, altruista y perenne. Los abuelos no esperan nada de sus nietos, solo quieren estar a su lado, cuidarles, abrazarles, darles amor y jugar. Los padres serán los encargados de todo lo demás.

Los nietos recuerdan a los abuelos y a sus hijos (los padres de los nietos) la importancia de la familia, de estar juntos, de recordar que el tiempo pasa y que hay que aprovecharlo al máximo. Porque si esto no se toma como una máxima en la vida, llegará un momento de arrepentimientos que nadie desea. Los abuelos sienten que quieren vivir más tiempo con la única esperanza de verles crecer… Un tiempo que se convierte en oro puesto que saben que ellos marcharán antes, por lo que el amor se magnifica y el tiempo se convierte en algo maravilloso porque realmente se disfruta como si no hubiera un mañana… como si hoy fuese el último día.

El amor es para todos

Por supuesto, esto no significa que los abuelos quieran más a sus nietos que a sus propios hijos. Solo es un amor diferente, un amor que no tiene las responsabilidades ni el estrés que tiene el amor por los hijos… Es un amor sin angustia y con tranquilidad. Se ama sin condiciones a una pequeña persona y se tiene la certeza de que los hijos, responsables y con un gran corazón estarán cuidando a ese pequeño tesoro.

Deja un comentario sobre “El amor por los hijos es maravilloso, pero por los nietos es perfecto”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios