Aparato reproductor femenino y masculino explicado para los niños

Las partes del aparato reproductor masculino y femenino y sus funciones

Aparato reproductor femenino y masculino

A medida que los niños crecen y descubren sus órganos reproductivos, empiezan a mostrar interés por este tema. Sin duda, es un buen momento para explicarles de manera sencilla cuáles son sus órganos reproductores, qué función desempeñan y en qué se diferencian del sistema reproductor del otro género. En Etapa Infantil sabemos que no es una tarea fácil para muchos padres, por eso queremos darte una mano, de manera que puedas hablar con tus hijos sobre este tema con más fluidez y claridad.

¿Qué es el sistema reproductor y qué función desempeña?

El sistema reproductor humano es el conjunto de órganos y conductos del cuerpo que participan en la reproducción, es decir, en la creación de nuevos individuos de la especie. Aunque el sistema reproductor es diferente para chicas y chicos, básicamente se encarga de perpetuar el ciclo de vida de los humanos en la naturaleza, por lo que es de vital importancia para el mantenimiento de la especie. Sin embargo, también interviene en otras funciones del cuerpo.

El sistema reproductor está relacionado con la sexualidad y la síntesis de hormonas sexuales, las cuales no solo definen el género, sino que también desarrollan los caracteres sexuales en cada persona. Asimismo, se relacionan con la formación de masa muscular, la densidad ósea, el vello corporal y la consolidación de uno u otro tipo de voz, a la vez que intervienen en la regulación de algunas funciones metabólicas y cardiovasculares.

¿Qué órganos forman el aparato reproductor femenino?

Aparato reproductor femenino

Dibujo de las partes del aparato reproductor femenino

El aparato reproductor femenino se compone de dos partes: una interna que incluye la mayor parte del sistema, y otra externa cuya principal función consiste en proteger la entrada a la parte interna. Los principales órganos reproductores femeninos son:

Ovarios

Se trata de uno de los órganos reproductores femeninos internos más importantes ya que producen los óvulos o gametos femeninos, que no son más que las células reproductoras femeninas. Los ovarios tienen una forma similar a un pequeño huevo y se encuentran donde terminan las trompas de Falopio.

Trompas de Falopio

Básicamente, las trompas de Falopio son los conductos que comunican los ovarios con el útero. Desempeñan un rol esencial durante la reproducción femenina ya que a través de ellas viajan los óvulos para encontrarse con los espermatozoides masculinos. Tienen forma de cordón y se ubican a ambos extremos del útero.

Útero

Se trata de una especie de cavidad de paredes gruesas y musculosas. Es precisamente a esta cavidad donde llegan los óvulos tras ser fecundados y dónde se desarrolla la gestación, una vez que tiene lugar el embarazo. El útero tiene forma de copa y se ubica en la parte baja del abdomen.

Vagina

La vagina es el conducto que comunica al útero con el exterior. Se trata de una especie de canal musculoso que tiene la función de recibir a los espermatozoides durante el acto sexual y proteger al resto del aparato reproductor de las infecciones del medio. También es el canal a través del cual sale el bebé al finalizar el embarazo.

Vulva

Esta es la parte más externa del aparato reproductor femenino. Está formada por una especie de pliegue de piel, conocidos como labios interiores y exteriores, que protegen la entrada a la zona interna del sistema reproductor.

¿Qué órganos forman el aparato reproductor masculino?

Aparato reproductor masculino

Dibujo de las partes del aparato reproductor masculino

Al igual que el aparato reproductor femenino, el masculino está formado por una parte externa y otra interna que, en su conjunto, garantizan su adecuado funcionamiento. Dentro de sus órganos principales se incluyen:

Testículos

Similares a los ovarios femeninos, los testículos masculinos se encargan básicamente de producir los espermatozoides, que no son más que las células reproductoras masculinas. Se encuentran dentro de la bolsa que cuelga debajo del pene y tienen una forma similar a un huevo pequeño.

Conductos seminales

También conocidos como conductos deferentes, conectan los testículos con los conductos eyaculatorios. Su principal función consiste en transportar a los espermatozoides ya maduros hacia la uretra, donde se mezclarán con otros fluidos antes de salir al exterior.

Conductos eyaculatorios

También conocidos como conductos aferentes, conectan los conductos seminales con el conducto secretor. En otras palabras, son las vías a través de las cuales se expulsa el semen del cuerpo masculino.

Próstata

Se trata de un órgano interno muy importante que se conecta con los testículos a través de los conductos deferentes. Su principal función consiste en ejercer presión para que el semen sea expulsado por la uretra al exterior. También cierra el paso de la vejiga durante el acto sexual para impedir que esta libere su contenido.

Pene

Se trata de un órgano externo, con forma tubular, a través del cual sale el semen y los espermatozoides al exterior para depositarse dentro del aparato reproductor femenino. También es el órgano a través del cual ocurre la micción masculina. El pene está compuesto por el glande, el cuerpo esponjoso con forma de cono que se encuentra justo en la punta, y el prepucio que es la piel que cubre el glande.

Reproducción humana

¿Cómo funciona la reproducción humana?

La reproducción humana se inicia mucho antes del acto sexual. Todo comienza cuando uno de los ovarios de la mujer libera un óvulo maduro como parte del ciclo menstrual femenino. El óvulo expulsado recorre las trompas de Falopio en su camino hacia el útero. Si durante ese trayecto no encuentra ningún espermatozoide masculino que lo fecunde, al llegar al útero es expulsado a través de la vagina cuando tiene lugar la regla, que ocurre aproximadamente cada 28 días.

Si el óvulo es fecundado por un espermatozoide, entonces llega al útero y se anida en sus paredes. A partir de este momento, el óvulo empieza a reproducirse y se convierte en embrión, una especie de huevo muy pequeño que se alimenta de los nutrientes y el oxígeno que le transmite la madre a través del cordón umbilical.

Durante los meses siguientes el embrión se transforma en feto y sigue creciendo. Entonces, se forman los órganos, cobran forma las diferentes partes del cuerpo y, aproximadamente 9 meses después, nace el bebé. Durante el nacimiento, el bebé atraviesa la vagina y, una vez fuera, se corta el cordón umbilical. Ya en el mundo, el bebé continúa creciendo, aprende a caminar y gana cada vez más autonomía hasta que se convierte en un ser independiente de sus padres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios