Durante el embarazo hay alguna de esas máximas que se repiten sin cesar; caminar es importante, vigila la dieta y mucha hidratación. Y claro está que nosotros hacemos caso hasta que dejamos de hacerlo. A ver quién se va a caminar con 9 kilos de más encima y los pies como botas de inflados de la retención que acumulamos a las 36 semanas del embarazo. Y del agua ya no puedes ni oírla nombrar, todo el día con la botellita encima para no deshidratarnos, ni que esto fuera el desierto… Leer más »