¿Baby blues o depresión postparto?

baby blues

Tras el nacimiento de un hijo, muchas mujeres atraviesan una leve depresión puerperal, más conocida como “baby blues”. Se estima que esto le sucede a alrededor del 60% de las madres entre el tercer y noveno día tras el parto, aunque solo entre el 10-13% de ellas serán diagnosticadas con una depresión postparto. Esto se debe a que comparten causas y síntomas similares, aunque en realidad el “baby blues” y la depresión postparto son dos condiciones diferentes. Te explicamos cómo diferenciar ambas alteraciones.

5 diferencias claves entre el “baby blues” y la depresión postparto

1. Inicio de los síntomas

Una de las diferencias más significativas a la hora de distinguir entre el “baby blues” y la depresión posparto consiste en determinar el momento de inicio de los síntomas. Como regla general, las mujeres que sufren “baby blues” empiezan a manifestar los signos depresivos durante los primeros días o semanas tras el parto mientras que en aquellas que padecen una depresión postparto los síntomas se presentan varias semanas o incluso meses después de dar a luz.

2. Intensidad de los síntomas

El “baby blues” y la depresión postparto comparten síntomas como la tristeza, el desánimo, la sensación de culpa e inutilidad, la ansiedad, el llanto, el temor a quedarse sola con el niño y los problemas para dormir. Sin embargo, los síntomas del “baby blues” suelen ser más leves mientras que en la depresión postparto los problemas son más acentuados. En la depresión postparto es usual que la madre experimente además una pérdida de interés total por las actividades que realiza a diario y una marcada dificultad para centrarse en las tareas, a la vez que se muestra incapaz de cuidar de sí misma y su hijo e incluso puede llegar a tener ideas suicidas.

diferencias baby blues depresion postparto

3. Evolución de la alteración

En la mayoría de los casos los síntomas del “baby blues” desaparecen con el paso de los días sin necesidad de tratamiento, y tras varias semanas es probable que la madre recupere la ilusión que tenía durante el embarazo. Sin embargo, la recuperación de las madres que padecen depresión postparto suele ser más lenta. Usualmente las mujeres con depresión postparto se recuperan sin mayores complicaciones, pero a menudo necesitan acudir a un especialista y seguir un tratamiento psicológico que les permita superar los síntomas, lo que hace que el período de recuperación sea más largo.

4. Repercusión en la vida cotidiana

Obviamente, tanto el “baby blues” como la depresión postparto interfieren en la vida cotidiana de la mujer y afectan su relación con el bebé. Sin embargo, en la mayoría de los casos, las madres que sufren “baby blues” pueden sobreponerse a la tristeza, cuidar de su hijo e involucrarse en las actividades cotidianas mientras que las mujeres que padecen depresión postparto usualmente no pueden afrontar las tareas diarias y las responsabilidades que implica la maternidad. De hecho, para muchas mujeres con depresión postparto la vida pierde todo su sentido, lo que las impulsa a aislarse de quienes las rodean y abandonar sus actividades.

5. Riesgos asociados

El “baby blues” no suele entrañar riesgos. Por lo general, las madres que padecen esta condición se recuperan completamente sin dificultad y no sufren ningún tipo de secuelas emocionales que afecten su vida social posterior. Sin embargo, la depresión postparto aumenta el riesgo de sufrir nuevas crisis depresivas y ansiosas en el futuro, a la vez que incrementa la posibilidad de que los niños desarrollen problemas emocionales o de conducta. Así lo demostró un estudio publicado en la Medical Journal of Australia en el que se encontró que los niños cuyas madres padecieron depresión postparto tienen un riesgo 3 veces mayor de padecer alteraciones emocionales o del comportamiento entre los 4 y 5 años.

Deja un comentario sobre “¿Baby blues o depresión postparto?”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!