Mi bebé no se llena, ¿le doy un biberón de complemento?

Biberones de complemento

La lactancia materna es fundamental durante los primeros meses de vida del bebé. Le aporta todos los nutrientes que necesita para crecer sano y fuerte, a la vez que le transfiere los anticuerpos de la madre, de manera que lo protege contra los agentes patógenos. También ayuda a prevenir la aparición temprana de enfermedades crónicas, como la diabetes infantil, de la misma forma que favorece el desarrollo cerebral y cognitivo.

Además, tiene muchísimos beneficios para las madres. Se ha demostrado que amamantar reduce el riesgo de desarrollar enfermedades como el cáncer de mama y de ovario, la hipertensión y sufrir un infarto del miocardio. También es una manera para fortalecer el vínculo emocional con el bebé desde una edad temprana.

Sin embargo, para aprovechar estos beneficios al máximo, lo ideal es mantener la lactancia materna al menos hasta los 6 meses de edad. No obstante, por diversos motivos las madres no siempre pueden amamantar a sus hijos hasta ese momento y a menudo tienen que recurrir a los biberones de complemento.

Los biberones de complemento: Una alternativa para reforzar la alimentación infantil

Existen circunstancias que instan a las madres a apostar por los biberones de complemento como el hecho de no producir suficiente leche materna, tener que reincorporarse a su vida laboral, que el niño no esté ganando el peso adecuado para su edad o se quede con hambre tras amamantarlo. En estos casos, los biberones de complemento son una alternativa ideal para reforzar la alimentación del bebé durante sus primeros meses de vida y aportarle los nutrientes que necesita.

Los biberones de complemento también contribuyen a mantener al bebé saciado durante más tiempo ya que las proteínas de la leche de fórmula o de vaca son más difíciles de digerir por lo que su estómago tarda más en procesarlas. De esta manera, el bebé hará tomas más espaciadas, lo cual le dejará más tiempo para dormir profundamente. Esto, unido al hecho de que el biberón de complemento ya no es solo responsabilidad de la madre sino que también puede involucrar a otros miembros de la familia, hará que la mujer tenga más tiempo para ella y pueda conciliar mejor su vida familiar y laboral.

Además, los biberones de complemento facilitan el tránsito hacia el destete ya que a medida que el bebé se adapta al biberón se va desapegando del pecho materno. Un “logro” que hace que alimentar al bebé fuera de casa sea una tarea mucho más sencilla y cómoda.

Ventajas y desventajas del biberón de complemento

El lado oscuro de los biberones de complemento

Los biberones de complemento no sustituyen a la leche materna. Incluso las mejores leches de fórmula no aportan los anticuerpos que el bebé necesita para combatir las infecciones del medio ni se digieren con tanta facilidad como la leche materna. El bebé tampoco aprovecha de la misma forma los nutrientes, es capaz de absorber el 70% del hierro presente en la leche materna, pero solo el 30% del que se encuentra en la leche de vaca y el 10% del que se encuentra en las leches de fórmula.

Además, los biberones de complemento reducen los beneficios que aporta la leche materna al desarrollo cerebral. Un estudio realizado en la Universidad de Brown encontró que los bebés que habían sido alimentados con biberones de complemento mostraron un crecimiento más lento de la sustancia blanca mielinizada en áreas cerebrales relacionadas con el lenguaje, las habilidades cognitivas y las funciones emocionales, en comparación con los niños que fueron alimentados exclusivamente con leche materna.

Por otra parte, no debemos olvidar que los biberones de complemento también representan un coste añadido para la economía familiar, a la vez que requiere un proceso de preparación que resulta engorroso.

Entonces, ¿debo darle biberones de complemento a mi hijo?

Los expertos aconsejan mantener la lactancia materna exclusiva el mayor tiempo posible. Incluso, si es preciso recurrir a los biberones de complemento porque el bebé no queda satisfecho o no aumenta de peso, se recomienda mantener al menos algunas tomas de leche materna. De esta forma, el niño podrá recibir el aporte nutricional que necesita sin renunciar a los beneficios que le aporta la lactancia materna.

Deja un comentario sobre “Mi bebé no se llena, ¿le doy un biberón de complemento?”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios