Los padres deben aprender a comunicarse de forma cariñosa y siempre desde el respeto con sus hijos