Esta carta va hasta el cielo

Carta cielo

Cuando miro al cielo te siento, siento esa fuerza que me envolvía cuando me abrazabas y esa energía que tenías que parecía ilimitada. Desde dónde estás, no sé si es arriba o en cualquier otro lugar, sé que aunque yo esté aquí viviendo y tú ser ya no se encuentre en este nivel terrenal, sé que sigues amándome por toda la eternidad.

Las estrellas del firmamento me recuerdan que la vida es insignificante en comparación con la vida el universo, pero al mismo tiempo, allá en lo alto reina la paz y existen luces brillantes y oscuridad que parece eterna… son lugares inalcanzables, pero me consuela pensar que tu energía sigue transformándose mientras me cuidas y me proteges.

Esa energía que siento a mi lado, me permiten seguir hacia adelante y saltar los obstáculos que me vaya encontrando… porque sé que de algún modo, tú estarás ahí para apoyarme y ayudarme. Sé que no quieres que me estanque en mi tristeza porque no estás a mi lado. Aunque desplegaste las alas, un pedacito de mi corazón se fue contigo.

Te pienso y te recuerdo

Te pienso cada día de mi vida, estás en mi recuerdo y no podría vivir sin poder mirar una imagen de tu rostro y recordar todas las experiencias vividas en el pasado. Todos me dicen que tengo que pasar página para vivir bien, pero no comprenden que no se trata de pasar página y dejarte atrás, se trata de seguir leyendo pero recordando cada palabra leída en este capítulo de la vida.

Hay días que todo me cuesta un poco más, que cuando me doy cuenta que de verdad ya no estás, me gustaría echarme a dormir y soñar contigo días seguidos, aunque solo sea por sentirte unos segundos de nuevo. Sé que allá dónde estés, a ti te pasa exactamente igual.

Siempre que me ocurre algo quiero contártelo, pero no puedo, porque no estás tangible. Así que en muchas ocasiones hablo sola, con la esperanza de que me escuches o lo escribo en mi diario, hablándote a ti, con la esperanza de que lo leas.

Me hubiera gustado pasar más tiempo junto a ti

Cuando se quiere a las personas todo el tiempo del mundo se queda corto. Por lo que me arrepiento de no haber estado a tu lado todo el tiempo que te merecías, me arrepiento de haber hecho otras cosas banales en lugar de disfrutar del tiempo contigo. Aunque las cosas las hacía pensando que eran lo mejor en ciertos momentos determinados, quizá no lo eran… porque desgraciadamente ahora me arrepiento de no haberte priorizado todo lo que merecías.

Mi ángel

Me siento extraña cuando no te veo, cuando voy a tu dormitorio y no estás, cuando no puedo tocarte ni verte, cuando tu sonrisa no está delante de mí para hacerme sentir que todo irá bien. Es la realidad que debo aceptar, pero es una realidad que me rompe el corazón.

Siempre serás mi ángel

Siempre, pase lo que pase, serás mi ángel. Sé que siempre estarás a mi lado protegiéndome y cuidándome en cada paso que dé. Serás mi luz, mi fuerza y mi ángel protector. La fuerza que tiene tu recuerdo en mi mente es más que suficiente para sentir tu energía y notar que tu ser está más cerca de mí de lo que los demás puedan pensar.

Cada cosa buena que haga o logre, te la dedicaré a ti. Tú me hiciste mejor persona, me hiciste brillar como la mayor estrella del firmamento… y por eso, seguiré brillando en esta vida, porque es lo que querrías que hiciese, brillar… igual que tú brillas desde arriba, en el cielo.

Deja un comentario sobre “Esta carta va hasta el cielo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios