Las crisis de crecimiento en los bebés: ¿Cómo reconocerlas?

¿Está tu bebé en una crisis de crecimiento?

Crisis crecimiento lactancia

Las crisis de crecimiento son etapas que pasan la mayoría de los bebés durante el periodo de lactancia. Durante ese periodo el bebé se comporta de manera más extraña, suele mostrarse más inquieto y nervioso de lo habitual, llora más, tiene un sueño más superficial y a menudo se aferra al pecho de la madre, lo suelta y luego llora.

Si la madre no conoce la existencia de esas crisis, es probable que se preocupe, pensando que su pequeño ha enfermado. También puede pensar que no tiene leche suficiente ya que el bebé parece quedarse con hambre. De hecho, las crisis de crecimiento suelen ser uno de los motivos principales por el cual se interrumpe erróneamente la lactancia.

Primera crisis: 17-20 días de vida

Cuando el bebé nace, inmediatamente comienza a perder peso pero lo recupera muy rápido, normalmente al cabo de los 15 días. Sin embargo, justo en ese momento puede aparecer la primera crisis de crecimiento. Esto se debe fundamentalmente a dos factores: por una parte, el pecho comienza a recuperar el tamaño que tenía antes del embarazo y, por otra parte, el bebé necesita más leche.

Muchas madres interpretan estas señales como indicadores de que no tienen suficiente leche, pero en realidad solo necesitan aumentar el número de tomas, de manera que aumente la producción de leche. De hecho, siempre debes tener presente una regla: a mayor succión, mayor producción.

Segunda crisis: 6-7 semanas de vida

En el mes y medio de vida, aproximadamente, puede producirse la segunda crisis de crecimiento. El bebé vuelve a necesitar más leche, por lo que será necesario darle el pecho con más frecuencia. En este caso, el pequeño llorará, se pondrá nervioso y le dará pequeños tirones al pecho. También puede ponerse muy tenso y arquear la espalda mientras intenta alimentarse.

Crisis de crecimiento

Tercera crisis: 3 meses

Esta crisis de crecimiento suele manifestarse de manera diferente. De hecho, algunos bebés ya no piden el pecho con tanta frecuencia, por lo que las madres lo interpretan como que no tienen hambre o un rechazo a la lactancia. En esta etapa, las tomas son muy cortas, apenas unos minutos, cuando antes pasaban más tiempo alimentándose.

También es normal que el bebé comience a chuparse el dedo o la mano, y que al poco tiempo de haberse alimentado comience a llorar. Además, algunos pequeños ganan menos peso durante esta etapa, y disminuye la frecuencia de sus deposiciones. Todas estas señales, unido a que la madre nota que sus senos son más blandos, la lleva a pensar que no tiene leche suficiente y que su bebé se queda con hambre.

Esta etapa es particularmente difícil y es cuando las madres suelen abandonar la lactancia. Sin embargo, en realidad lo que sucede es que el bebé ya se ha convertido en un “experto” en lactancia, por lo que en pocos minutos puede extraer toda la leche que necesita. Por otra parte, también es normal que cualquier estímulo lo distraiga, algo que suele desesperar a las madres pero que en realidad se debe a que el pequeño se está abriendo al mundo y desarrollando su curiosidad natural.

¿Cómo lidiar con las crisis de crecimiento?

  • No desesperarse. Si sabes que se trata de una crisis pasajera, no tienes motivos para frustrarte y abandonar la lactancia. Ármate de paciencia, en poco tiempo pasará.
  • Lacta a demanda. Es conveniente que no intentes “obligar” a tu bebé a alimentarse porque eso sí podría provocar un rechazo a la lactancia. En su lugar, lacta a demanda, según sus necesidades.
  • Dale el pecho en un sitio tranquilo. Lo ideal es que elijas un sitio silencioso y que no reciba demasiada luz. Cuantos menos estímulos, más tranquilo estará tu bebé y mejor se alimentará.
  • No esperes a que llore. Si tu bebé está nervioso, se alimentará peor, por lo que debes estar atenta a los signos que indican que ya tiene hambre, como los bostezos o llevarse la mano a la boca.

En cualquier caso, si tienes dudas y tu bebé comienza a perder peso, es conveniente que consultes a un pediatra.

Deja un comentario sobre “Las crisis de crecimiento en los bebés: ¿Cómo reconocerlas?”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios

INFORMACIÓN LEGAL

Etapa Infantil te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por DICE LA CANCION, SL (Etapa Infantil) como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Linode (proveedor de hosting de Etapa Infantil) fuera de la UE en Otros. Linode está ubicado en UE, un país cuyos nivel de protección son adecuados según Comisión de la UE. Ver política de privacidad de Linode. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@etapainfantil.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: etapainfantil.com, así como consultar mi política de privacidad.

REGLAS PARA COMENTAR

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!