Cuento infantil: La Caperucita Roja

La Caperucita Roja es un cuento tradicional ideal para leer a tu hijo pequeño

Caperucita Roja

La Caperucita Roja es uno de esos cuentos atemporales que no pasa de moda. Se trata de un cuento de hadas cuyo autor original se desconoce, aunque no hay duda que su versión más famosa ha sido la de los hermanos Grimm, que décadas más tarde se convirtió en un verdadero ícono del mundo cinematográfico de Walt Disney.

La Caperucita Roja narra la historia de una inocente niña que tiene que lidiar con las consecuencias de su extrema confianza en los demás. Es una verdadera lección de perspicacia, astucia y sobre todo, de prudencia. Una historia perfecta para adentrar al niño en el mundo de la lectura dejándole una gran enseñanza para la vida. A continuación no te pierdas este cuento corto de La Caperucita Roja.

La Caperucita Roja: Una historia entretenida para reflexionar

Había una vez una niña muy bonita, con preciosos cabellos negros que llamaban la atención de todo aquel que la veía. Su madre le había hecho una capa roja para protegerla del frío y la lluvia, pero a la niña le gustaba tanto que siempre la llevaba puesta, por eso todo el mundo la llamaba la Caperucita Roja.

Un día, su madre le pidió que le llevase unos pasteles a su abuela que vivía del otro lado del bosque. Le dio orientaciones muy precisas y le recomendó que no se entretuviese por el camino ya que el bosque era muy peligroso y en el pueblo se comentaba que el lobo acechaba entre los árboles.

Caperucita Roja escuchó todas las recomendaciones de su madre y le prometió andar con cuidado. Recogió la cesta con los pasteles para su abuela y se puso en camino para regresar antes que cayera la noche. Al adentrarse en el bosque Caperucita apresuró el paso para llegar cuanto antes pero era imposible no reparar en los pájaros, las flores, las ardillas y todos los otros animales y plantas que había en el bosque.

Poco había avanzado cuando de repente se encontró cara a cara con el lobo que había salido de improviso detrás de un árbol. Era grande, peludo y tenía unos ojos enormes pero a Caperucita no le impresionó.

– ¿Niña, a dónde vas? – le preguntó el lobo con su voz ronca.

– A casa de mi abuelita – le respondió Caperucita.

– Está muy lejos – le volvió a preguntar el lobo.

– No, apenas cruzando el bosque, ya casi llego – le dijo la niña.

Sin decir nada más el lobo dio media vuelta y se marchó. Caperucita pensó:

– El lobo se ha ido: no tengo nada que temer.

Así que puso su cesta en la hierba y comenzó a recoger unas flores para llevarle a su abuela, quien seguramente se pondría muy contenta con un hermoso ramo de flores que adornaran los pasteles.

Pero lo que Caperucita no sabía era que mientras ella recogía sus flores, el lobo se había ido corriendo a la casa de su abuelita con la intención de comerse a la anciana y luego a Caperucita. Cuando el lobo llegó a la casa llamó suavemente a la puerta, la anciana le abrió pensando que era Caperucita pero grande fue su sorpresa cuando el enorme lobo la empujó con un portazo, entró y se la comió de un bocado.

Luego se puso unas ropas viejas de la abuelita y se acostó en la cama tapado hasta la cabeza con una manta esperando a que Caperucita llegara. No había pasado mucho tiempo cuando la niña llegó a la casa de su abuelita y llamó a la puerta. El lobo desde dentro gritó:

– Entra niña mía, estoy muy enferma y apenas puedo moverme – dijo el lobo desde la cama.

La niña empujó la puerta y entró. Se acercó a la cama donde estaba su abuelita y notó que estaba muy cambiada.

– Pero abuelita, ¡qué ojos más grandes tienes!

– Son para verte mejor – dijo el lobo tratando de imitar la voz de la abuela.

– Pero abuelita, ¡qué orejas más grandes tienes!

– Son para oírte mejor – siguió diciendo el lobo.

– Pero abuelita, ¡qué dientes más grandes tienes!

– Son para… ¡comerte mejor! – y diciendo esto, el malvado lobo se abalanzó sobre Caperucita y la devoró de un bocado como había hecho unos minutos antes con su abuelita.

Mientras tanto, un cazador que pasaba cerca y había escuchado un sonido extraño en la casa de la anciana, se acercó para echar un vistazo y comprobar que todo estuviera bien en la casa de la abuelita. Cuando llegó vio la puerta de la casa abierta y al entrar divisó al lobo tumbado en la cama, completamente dormido de tan harto que estaba.

El cazador, sin hacer prácticamente ruido, sacó su cuchillo y rajó el vientre del lobo. Para su sorpresa, la abuelita y la niña estaban allí y todavía estaban vivas. El cazador las ayudó a salir con mucho cuidado y para castigar al lobo, le llenó el vientre de piedras y luego lo cerró. Cuando el lobo despertó de su pesado sueño, sintió muchísima sed y se dirigió a un estanque próximo para beber agua. Pero como las piedras pesaban mucho, cuando se inclinó para beber el agua, cayó en el estanque de cabeza y se ahogó.

Mientras tanto Caperucita y su abuela se quedaron tranquilas en casa y antes que anocheciera Caperucita regresó a su casa. No había sido más que un gran susto, pero Caperucita Roja había aprendido la lección. Le prometió a su abuelita no hablar con ningún desconocido en el camino y seguir las juiciosas recomendaciones de su abuelita y su mamá.

¿Te ha gustado el cuento de “La Caperucita Roja”? Si quieres conocer más cuentos para compartir con tus hijos y disfrutar en familia puedes encontrar más cuentos infantiles en “Cuentos infantiles para leer“.

Deja un comentario sobre “Cuento infantil: La Caperucita Roja”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios

INFORMACIÓN LEGAL

Etapa Infantil te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por DICE LA CANCION, SL (Etapa Infantil) como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Linode (proveedor de hosting de Etapa Infantil) fuera de la UE en Otros. Linode está ubicado en UE, un país cuyos nivel de protección son adecuados según Comisión de la UE. Ver política de privacidad de Linode. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@etapainfantil.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: etapainfantil.com, así como consultar mi política de privacidad.

REGLAS PARA COMENTAR

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!