Cuentos cortos de otoño para niños

Cuentos cortos para leer sobre el otoño que los niños adorarán

Cuentos cortos de otoño

La llegada del otoño es una etapa que grandes y niños disfrutan muchísimo. Se pueden planificar excursiones al aire libre sin el calor sofocante del verano y hacer manualidades con los materiales que nos regala el otoño. Sin embargo, hay días en los que apetece quedarse en casa, sobre todo cuando llueve y las temperaturas bajan. En ese caso, nada mejor que apostar por una sesión e lectura.

De hecho, los cuentos infantiles estimulan la capacidad de reflexión del niño, así como su memoria y pensamiento abstracto. También le ayudan a enfrentar sus propios temores, mejoran sus habilidades comunicativas y amplían su vocabulario.

En este sentido, varios estudios han demostrado que los niños a quienes les leen cuentos con frecuencia desarrollan una mayor capacidad atencional y un mejor autocontrol. Asimismo, los cuentos infantiles son perfectos para que los pequeños concilien el sueño.

Tres cuentos sencillos sobre el otoño que los niños adorarán

1. Por qué algunos árboles no pierden sus hojas

Se trata de una historia infantil muy entretenida a través de la cual los niños podrán saldar algunas de sus dudas acerca del otoño. El cuento comienza con el inicio del otoño, cuando el frío empieza a calar los huesos mientras los pájaros parten hacia destinos más cálidos. Todos, menos un pobre pajarito que tenía un ala rota. El pajarillo pensaba que si no encontraba pronto un lugar donde refugiarse, moriría de frío. Miró alrededor y divisó a lo lejos algunos árboles que le prestarían cobijo seguro. Saltando y aleteando como mejor pudo, llegó hasta los árboles y se paró justo enfrente de un gran roble que parecía lo suficientemente fuerte como para cobijarlo, así le pidió permiso para refugiarse entre sus ramas hasta que volviera a llegar el buen tiempo. Sin embargo, el roble le negó su ayuda diciéndole que si le dejaba cobijarse allí, terminaría picoteando sus bellotas. El pájaro vio otro árbol precioso de hojas plateadas, un álamo, y pensó que le daría refugio. Llegó hasta él y le contó su problema pero el álamo también le echó diciéndole que le iba a manchar sus bonitas hojas y su blanco tronco. Muy cerca había un sauce pero este, al igual que los demás, lo rechazó argumentando que no trataba con desconocidos.

El pajarito empezó a saltar como podía con su ala rota sin rumbo fijo hasta que un abeto le vio y le preguntó que le pasaba, el pobre le contó su desgracia y el abeto le ofreció sus ramas para que se resguardara del frío. El pino, que estaba cerca del abeto, también se ofreció para protegerlo del viento ya que sus ramas eran más grandes y fuertes, mientras que el enebro le ofreció sus bayas para que no muriera de hambre. El pájaro se preparó un lugar bien abrigado en la rama más grande del abeto y, protegido por el pino y alimentado por el enebro, se dispuso a pasar el invierno. Fue una temporada muy feliz pero, una noche el viento comenzó a soplar muy fuerte arrastrando a su paso las hojas de los árboles. Todos se asustaron pero, antes de que el viento llegara a estos árboles, el Rey de los Vientos lo frenó y le pidió que no desnudara a quienes habían ayudado al pajarillo. El viento los dejó en paz y así fue como desde entonces el abeto, el pino y el enebro conservan sus hojas durante todo el otoño y el invierno.

2. Las tres hojas de otoño

Se trata de un cuento infantil muy divertido que narra el viaje de tres hojas durante el otoño. Todo comienza cuando llega la época otoñal y las hojas abandonan el árbol que les dio vida, para quedar a merced del viento. Las hojas se sentían muy felices de ser libres y de bailar cada vez que el viento soplaba. Volando descubrieron parajes bucólicos maravillosos que ni siquiera podían imaginar. A mitad del camino algo llamó su atención: notaron que ya no eran verdes como una vez sino que estaban tomando un color ocre y rojizo, igual que las hojas que estaban debajo de otros árboles. Intrigadas por aquel cambio, le preguntaron al viento pero este no supo contestar, entonces se dirigieron a la lluvia pero tampoco obtuvieron respuesta. A lo largo de su camino le preguntaron a todos aquellos con quienes se encontraban, pero no encontraron una explicación satisfactoria.

Así, pasaron los días, hasta que encontraron a Don Otoño, que descansaba en una rama, y decidieron preguntar una vez más. “Díganos señor Otoño ¿por qué cambió nuestro color cuando nos desprendimos del árbol?” El señor Otoño, con voz ronca y serena les explicó: “Cuando yo llego, conmigo han de llegar la lluvia que moja el árbol y el viento que ha de soplar. Por eso, amigas mías, no os debéis preocupar. Transcurridos unos meses todo esto pasará, vendrán otras hermanas y de nuevo al señor árbol de verde se cubrirá”. Las hojas comprendieron todo lo que estaba sucediendo, agradecieron al señor Otoño y continuaron felices su viaje hasta el suelo.

3. La zorra y las uvas

Esta historia hará reflexionar a los niños sobre el otoño, pero también sobre el orgullo y la arrogancia. El cuento comienza en otoño, cuando el frío inicia y los animales apenas salen de sus madrigueras para buscar comida. Este problema también lo tenía una zorra, que vivía en una madriguera del bosque y que solo podía conseguir algunos ratones para alimentarse. La zorra hubiese preferido comerse una buena gallina, pero hacía tiempo que el guardián del gallinero era un perro muy fiero, por lo que era mejor contentarse con lo que el bosque ofrecía: ratones, ranas y algún lirón. Sin embargo, una mañana la zorra se despertó con un enorme deseo de comer algo refrescante. Pensó que un racimo de uvas no le vendría mal, por lo que se dirigió hacia los racimos de uvas que podían ver a lo lejos.

Encontró muchos racimos, pero estaban muy altos. Así que la zorra empezó a saltar para intentar alcanzarlos. Saltó una, dos, tres veces… pero no consiguió alcanzar los racimos. La zorra no se desanimó, cogió impulso y volvió a saltar, pero no había forma. Cada vez las uvas parecían más altas. Jadeando y cansada por el esfuerzo, la zorra se convenció de que era inútil seguir intentándolo. Sin embargo, cuando estaba a punto de renunciar, se percató de que un pajarillo la había estado observando desde una alta rama. Pensó que había hecho el ridículo, la gran depredadora del bosque no había conseguido alcanzar las uvas. Sin embargo, encontró una salida airosa: “Me han dicho que estaban maduras, pero veo que aún están verdes. No serán un manjar digno de mi exquisito paladar”. Y se fue, segura de haber salido dignamente de la situación, mientras el pajarillo reía para sus adentros.

Deja un comentario sobre “Cuentos cortos de otoño para niños”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!