El desarrollo del bebé a los 4 meses de edad

Bebé de 4 meses

A los 4 meses los cambios en el bebé ya empiezan a notarse. A esta edad no solo ha ganado un poco más de peso y estatura, sino que se mueve con mayor determinación mientras empieza a jugar y descubrir el mundo que le rodea. En este momento ya adora balbucear y reproducir algunos de los sonidos que escucha, de hecho, es probable que empiece a imitar algunos de ellos. Sin embargo, lo que más disfruta es escuchar la voz de sus padres, de manera que le encantará cuando sus progenitores le hablan e interactúan directamente con él.

Cambios físicos en el bebé de 4 meses

A los 4 meses de edad el bebé sigue creciendo. Lo habitual es que gane entre 500 y 600 gramos al mes y crezca unos 2 cm de estatura. De ahí que para esta edad los niños pesen alrededor de 5,5 y 8 kg y las niñas entre 5 y 7,5 kg y midan unos 63,5 cm y 62 cm, respectivamente. Por supuesto, esto dependerá del peso y la estatura de cada bebé al nacer, por lo que no debes preocuparte si tu hijo no cumple con estas estimaciones ya que lo importante es su evolución a lo largo del tiempo.

A esta edad, el pequeño ya es capaz de sostener la cabeza y mantenerla firme sin apoyo cuando lo levantas en brazos, a la vez que la gira a ambos costados y hacia abajo para mirarse los pies. Para este mes empieza a preferir pasar cada vez más tiempo sentado ya que de esta manera puede observar con facilidad lo que sucede a su alrededor, a la vez que intenta apoyarse sobre sus piernas cuando lo colocas de pie.

Asimismo, si está boca abajo es capaz de apoyarse en los codos y antebrazos para intentar desplazarse en el entorno, a la vez que puede darse la vuelta y quedar sobre su espalda. Además, su coordinación mano-ojo se desarrolla y puede extender sus manos para agarrar diferentes objetos y llevarse las manos a la boca, un gesto que hará cada vez más debido a que sus primeros dientes no tardarán en brotar.

Desarrollo cognitivo y del lenguaje

Para los 4 meses de edad, el pequeño de casa ya comenzará a reconocer objetos y personas que le resultan familiares a distancia. De hecho, no te asombres si cuando te acercas toca tu rostro con sus manitas e intenta explorar cada detalle de tu cara, es su manera de conocerte mejor. Asimismo, se muestra cada vez más sociable. Es capaz de responder a las muestras de amor y cariño, respondiendo con una sonrisa, a la vez que presta más atención cuando hablas.

Sin embargo, quizá uno de los hitos más importantes a esta edad esté relacionado con su lenguaje. Aunque todavía no es capaz de hablar, el bebé ya puede expresar sus necesidades y estados emocionales más básicos a través del lenguaje. Sigue usando el llanto como principal recurso para llamar la atención, pero ahora amplía su repertorio y te hará saber cuándo tiene hambre, sueño o si llora porque le duele algo. Asimismo, empieza a balbucear cada vez más e imita algunos de los sonidos que escucha.

A esta edad el lenguaje no verbal también cobra fuerza. El bebé comienza a hacer gestos para decir lo que quiere o no hacer, extenderá los brazos si quiere que lo subas a tu regazo o pondrá su manita si desea dejar de comer. También empieza a apartar la mirada cuando quiere cambiar de actividad porque no le interesa lo que está haciendo.

Alimentación y cuidados del bebé de 4 meses

La rutina de cuidados de un bebé de 4 meses no varía mucho en comparación con las semanas anteriores ya que sigue necesitando de la atención de los adultos porque aún no se vale por sí solo. Sin embargo, como empieza a dormir más horas de noche, dará un respiro a los padres para que puedan descansar un poco más. En cambio, permanecerá despierto un poco más de tiempo durante el día, un momento que aprovechará para desarrollar sus habilidades motoras y divertirse jugando.

Desarrollo bebé cuatro meses

A esta edad, el bebé sigue alimentándose cada 3 o 4 horas. La lactancia materna exclusiva sigue siendo la alimentación recomendada, pero ahora avisará cuando tiene hambre e ingerirá más cantidad de leche cada vez ya que su estómago empieza a agrandarse paulatinamente. No se aconseja introducir aún una alimentación complementaria, aunque si el bebé se queda continuamente con hambre porque la madre no produce demasiada leche materna, el pediatra podrá valorar la introducción de una leche de refuerzo para estimular su crecimiento.

La estimulación a los 4 meses de edad

La estimulación física y motora es fundamental durante todo el crecimiento del bebé, pero cobra especial relevancia a esta edad debido a su creciente interés por el juego y su entorno. Una manera sencilla de estimular sus habilidades físicas y su coordinación es precisamente a través de las actividades lúdicas. Puedes jugar a acercarle juguetes pequeños y llamativos para que extiendan sus manos y los agarren, así como jugar al escondite con un paño o manta que el bebé pueda retirar con sus manitas o animarle a perseguirse a sí mismo en un espejo.

La estimulación del lenguaje también es importante a esta edad. A los 4 meses el bebé prefiere escuchar la voz de sus padres antes que una canción, un vídeo o los sonidos de un juguete, por lo que es aconsejable hablarle mucho. Ya quieras contarle una historia o describir el entorno mientras paseáis, notarás que presta mucha atención a tus palabras y, cuando menos lo esperes, intentará reproducir algunos de los sonidos o se comunicará a través de unos balbuceos o una risa espontánea.

Ten en cuenta además que a los 4 mese el niño también empieza a ser más consciente de su entorno y se interesa por todo lo que sucede a su alrededor. Por tanto, intenta estimularles con nuevos sonidos y objetos que llamen su atención. A esta edad los paseos a la naturaleza, en los que el bebé pueda estar en contacto con su entorno y descubrir diferentes formas, colores y texturas, son prácticamente obligados para estimular sus sentidos y su desarrollo cognitivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver información legal y reglas de comentarios