Enseñar inglés a los niños desde casa: ¿Cómo hacerlo más fácil y divertido?

Enseñar ingles niños en casa

Aprender inglés desde una edad temprana tiene múltiples beneficios ya que no solo abre las puertas a nuevas oportunidades educativas y profesionales en un futuro, sino que es una excelente oportunidad para conocer otras culturas y relacionarse con nuevas personas, a la vez que fomenta una mayor flexibilidad mental, una actitud más tolerante y un mayor respeto por la diversidad.

Desde el punto de vista cognitivo, aprender inglés estimula el desarrollo de las zonas cerebrales relacionadas con el lenguaje y aumenta el volumen de materia gris en los lóbulos frontales y parietales, los cuales están relacionados con el control ejecutivo, según indicó un estudio realizado en el Centro Médico de la Universidad de Georgetown. También es un buen entrenamiento para la memoria, mejora la atención y estimula el pensamiento crítico.

Según una investigación llevada a cabo en la Islamic Azad University, la mejor etapa para comenzar a estudiar inglés es desde la primera infancia hasta alrededor de los 10 a 12 años. Esto se debe a que en este período el cerebro infantil tiene una mayor plasticidad, por lo que los niños aprenden con más rapidez y asimilan mejor los conocimientos. De hecho, esa flexibilidad les permite aprender inglés desde casa con la ayuda de los padres.

7 estrategias para enseñar inglés a los niños desde la comodidad del hogar

Enseñar inglés desde casa contribuye a normalizar el aprendizaje de una lengua extranjera y motiva a los niños a usar más términos y expresiones en su día a día. Contrario a lo que muchos padres piensan, no es necesario ser un experto nativo para enseñar inglés a los niños puesto que existen diferentes técnicas y métodos que se pueden aplicar para convertir las clases de inglés en casa en una experiencia divertida y enriquecedora.

1. Organiza sesiones de lectura en inglés

Leer con los niños es una excelente oportunidad para pasar tiempo de calidad en familia y, de paso, enseñarles inglés. Ya leas tú en voz alta o tus hijos, existen muchos libros infantiles en inglés que mejorarán la ortografía de los peques y les ayudarán a familiarizarse con esta lengua. Lo ideal es comenzar por libros interactivos y con poco texto como “Where’s Spot?”, de Eric Hill, para que los más pequeñitos se vayan familiarizando con los términos. A medida que ganen vocabulario podrás ir introduciendo lecturas más complejas como “Leaf”, de Sandra Dieckmann.

2. Convierte el aprendizaje en un juego

No hay mejor manera de enseñar inglés a los niños que a través del juego, como demostró un estudio realizado en la Universidad Politécnica de Cartagena. Estos investigadores comprobaron que utilizar el juego como recurso educativo para enseñar inglés fomenta el interés en los niños, estimula su atención y facilita el aprendizaje. De hecho, existen muchísimos juegos para enseñar inglés a los peques, desde los puzles con términos ingleses y las asociaciones de palabras hasta el tradicional ahorcado o “Hangman” en inglés y los juegos de adivinanzas como Pictionary.

aprender ingles niños online

3. Recurre a la música en inglés cada vez que puedas

Siempre es buen momento para escuchar música en inglés, tanto si estás jugando con los niños, preparando juntos un postre para la cena o disfrutando de una tarde de baile en casa. La música es una herramienta sencilla y divertida de que los peques desarrollen su oído y se acostumbren al idioma mientras pasan un rato divertido. En Internet podrás encontrar música en inglés para los niños, desde canciones interactivas como “Hello, hello!” hasta temas más tradicionales como “Five little monkeys”. A medida que los peques van dominando el vocabulario también podrás animarlos a cantar los temas para que ejerciten la pronunciación.

4. No olvides las películas y series en inglés

Las series y películas infantiles en inglés también son un recurso educativo excelente para que los niños aprendan inglés desde casa. De esta manera pasarán un rato entretenido mientras mejoran su pronunciación, amplían su vocabulario y aprenden a construir nuevas expresiones. En Internet o en las plataformas de streaming podrás encontrar muchísimas series y películas infantiles apropiadas para todos los niveles de aprendizaje, como las series “Wallykazam” y “Arthur”, ideales para los más pequeñitos, o los icónicos filmes “Shrek” y “Toy Story” en inglés para los niños mayorcitos que ya dominen mejor el idioma.

5. Usa las aplicaciones

En Internet existen diferentes aplicaciones divertidas para enseñar inglés a los niños, desde aplicaciones para aprender vocabulario y entrenar la pronunciación hasta juegos interactivos o de ortografía. A los niños les encanta este tipo de aplicaciones y tienen la ventaja que tus hijos pueden usarlas por su cuenta desde una tableta, ordenador o smartphone. Lo ideal es que busques aplicaciones que se adapten al nivel de inglés de los niños y a los objetivos de su etapa, ya quieras introducir un nuevo contenido o ejercitar los que ya conoce. Algunas aplicaciones que pueden ser útiles son: “Learning Time with Timmy”, “Astrokids” y “Duolingo”.

6. Apuesta por las clases online de inglés para niños

Otra alternativa para que los pequeños aprendan inglés en casa consiste en apostar por escuelas online como Novakid, que tiene un programa de estudio específico para cada edad y adaptado al ritmo de aprendizaje infantil desarrollado según el CEFR. A los niños les encantará esta experiencia ya que en las clases no faltan los juegos y cada vez que completan un nivel reciben un certificado que avala sus logros, para que no pierdan la motivación a lo largo del camino. Al contar con profesores nativos, los peques podrán mejorar su pronunciación y aprenderán mucho más rápido porque trabajan con el método TPR, que enfatiza el contenido con gestos, expresiones faciales y movimientos para hacer que el aprendizaje sea más divertido.

7. Utiliza las actividades cotidianas para ejercitar lo aprendido

Las actividades cotidianas como fregar los platos, hacer la cama o recoger los juguetes también se pueden convertir en una oportunidad para ejercitar los conocimientos de inglés de los niños. Aprovecha esos momentos para preguntar a tus hijos cómo se llaman en inglés diferentes objetos como cuchara, oso o sábana o enséñales nuevos términos que aún no conozcan. También puedes pedirles que te cuenten lo que han aprendido en su última clase en Novakid o que te canten su canción en inglés preferida, una manera sencilla de poner a prueba sus conocimientos y reforzar el contenido que aprenden a diario sin agobiarles demasiado.

Bibliografía

  • Olulade, O. A. et. Al. (2016) Neuroanatomical Evidence in Support of the Bilingual Advantage Theory. Cerebral Cortex; 26 (7): 3196-3204.
  • Ghasemi, B. y Hashemi, M. (2011) Foreign Language Learning During Childhood. Procedia-Social and Behavioral Sciences; 28: 872-876.
  • Juan Rubio, A. D. y García, I. M. (2013) El uso de juegos en la enseñanza del inglés en la educación primaria. Revista de Formación e Innovación Educativa Universitaria; 6 (3): 169-185.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios