Cómo enseñar a los niños a ser humildes

Humildad para niños

La humildad es un valor que últimamente está demasiado olvidado, pero que es necesario para la relación entre las personas y también para la confianza en uno mismo. Todos los padres quieren que sus hijos sean felices y tengan autoestima y confianza en sus capacidades, y para conseguirlo, necesitan enseñarles humildad.

Ser humilde te hace capaz de escuchar a los demás, ser cordial con las personas que te rodean y aprender a anteponer a otras personas por delante de uno mismo. Enseñar a los niños a ser humildes desde pequeños hará que aprovechen su humildad natural y que no la olviden por el camino.

Cómo fomentar el valor de la humildad en tus hijos

Sé su mejor ejemplo

Tus hijos para aprender un comportamiento no necesitan únicamente palabras, necesitan acciones, es decir, ver en ti ese comportamiento porque tú eres su mejor ejemplo. Concéntrate cada día en lo que haces. Una parte de ser humilde es comprender y aceptar que no siempre se tendrá todo lo que se quiere y que tampoco valorarán todo lo que se hace por los demás. Sólo nosotros mismos tenemos que valorar lo que hacemos para estar satisfechos.

niños humildes

Ayuda a los demás

La humildad consiste en gran parte en ayudar a otros sin recibir nada a cambio. En este sentido, participa en actividades que te permitan ayuda a otros. Lleva a tu hijo a recoger escombros de un parque, sé voluntario en el hospital, ayuda en las tareas a tu vecina si es una persona mayor que no puede hacerlo por sí misma, etc. Esto ayudará a tu hijo a comprender que el servicio a los demás a través de ser humilde no es una debilidad, ni tampoco significa que otros se estén aprovechando de ti, es una elección personal.

Valora a todas las personas

Es importante recordar a tus hijos que hay que valorar a todas las personas, sin importar su condición. Una persona que realmente es humilde se dará cuenta de que todas las personas merecen respeto. Muestra a tus hijos cómo viven los niños de otros países y explícale que todos son niños como ellos, solo que viven de una forma diferente y también deben ser respetados.

Pide perdón por tus errores

Si quieres que tus hijos aprenda a reconocer sus errores, tendrás que ser el primero en disculparte cuando cometas un error con ellos. Si te disculpas, ellos aprenderán a hacer lo mismo. Disculparse permite dejar a un lado el orgullo, y esto, es lo más humilde que existe. Incluso si estás un poco equivocado, discúlpate rápidamente sin esperar nada a cambio.

Enseñar humildad

Ponte metas apropiadas

Motiva a tu hijo a ponerse metas apropiadas a sus capacidades y que sean éticos. Después ayúdale a alcanzar estas metas dejándole un poco de autonomía. Una persona humilde no usará trampas para llegar a sus objetivos. Las mentiras o las trampas, no son aceptadas para trabajar la humildad.

Utiliza los juegos para entenderlo mejor

Los niños también entienden las cosas muy bien a través del juego. Puedes comprar juguetes como marionetas para fomentar la humildad. Es adecuado idear situaciones que requieran una respuesta humilde y actuar con los juguetes. Por ejemplo, puedes usar las marionetas, y enseñar a tu hijo a aceptar los cumplidos mostrando la situación con éstas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios