Las emociones infantiles y caninas comparten una base muy similar