Las estaciones del año explicadas para los niños

Estaciones del año

Las estaciones del año son uno de los ciclos naturales más importantes del planeta en el que vivimos. Básicamente, se trata de los distintos períodos de tiempo en los que se divide el año y que se distinguen por el comportamiento de las variables meteorológicas, desde las temperaturas y las precipitaciones hasta los vientos o las mareas. Las estaciones son un fenómeno cíclico, es decir, que ocurre año tras año, y se manifiestan de manera invertida entre un hemisferio y otro, lo que significa que mientras en el hemisferio sur es invierno, en el norte es verano.

Sin duda, es un fenómeno muy curioso sobre el que más temprano que tarde, la mayoría de los niños quiere saber qué es y por qué ocurre. En Etapa Infantil queremos facilitarte el trabajo, por eso te explicamos todo sobre las estaciones del año para que puedas enseñárselas a los más pequeños de casa de una manera sencilla cuando te pregunten.

¿Por qué se producen las estaciones del año?

La sucesión de las estaciones del año está causada por las características del planeta Tierra. A menudo, se cree que deben su existencia a la forma elíptica de la órbita que, en su movimiento de traslación, se aleja y acerca del Sol, pero en realidad es una idea equivocada. La verdadera causa de las estaciones del año se encuentra en la combinación del movimiento de traslación con la inclinación del eje de giro, es decir, el ángulo de inclinación que presenta el eje de rotación de la Tierra respecto a una perpendicular al plano de la eclíptica, que no es más que el “horizonte” hasta el Sol. En otras palabras, las estaciones del año tienen lugar debido al movimiento de traslación de la Tierra y a su ligera inclinación sobre su eje. 

¿Qué es el movimiento de traslación? Básicamente, es el movimiento que hace la Tierra alrededor del Sol. Durante este movimiento, que tarda todo un año, el eje de rotación de la Tierra va cambiando su posición respecto al Sol, de manera que a veces el polo norte se encuentra más cerca del Sol y, por tanto, ese hemisferio recibe más energía y tiene lugar el verano, mientras que en el hemisferio contrario, que está más alejado del Sol, recibe menos energía, la temperatura disminuye y llega el invierno. El cambio de una posición a otra, da lugar a la primavera y el otoño.

Vale destacar que durante este movimiento de traslación llega un momento en el que los dos polos se encuentran a la misma distancia del Sol, es lo que se conoce como equinoccio. Este fenómeno ocurre dos veces al año: entre el 20-21 de marzo el equinoccio de primavera y, entre el 22-23 de septiembre, el equinoccio de otoño. Durante los equinoccios, los días y las noches tienen la misma duración.

Estaciones del año: Solsticio y Equinoccio para niños

Equinoccio y Solsticio

Otro fenómeno también relacionado con la traslación de la Tierra es el solsticio, que no es más que la época del año en que el Ecuador se encuentra más lejos del Sol. El solsticio de verano acontece entre el 21-22 de junio y es el día más largo y la noche más corta de todo el año. Por el contrario, en el solsticio de invierno, entre el 21-22 de diciembre, tiene lugar el día más corto y la noche más larga del año.

¿Cuáles son las cuatro estaciones del año?

Existen cuatro estaciones del año: el invierno, la primavera, el verano y el otoño. Se trata de una secuencia que ocurre de manera cíclica a lo largo del año y que tiene sus propias características.

Invierno

Estaciones del año: Invierno

El invierno es la estación del año más fría que llega en el hemisferio norte con el solsticio de invierno, el 21 de diciembre, y que coincide con la llegada del verano en el hemisferio sur. En este momento, la inclinación de la posición de la órbita terrestre en el hemisferio norte está más alejada del Sol y recibe una menor cantidad de energía. De ahí que sea una de las estaciones más gélidas en cuanto a temperaturas, ya que estas tienden a bajar mucho, provocando nevadas en los puntos más cercanos a los Polos.

En este período las plantas entran en una especie de hibernación ya que se preparan para el siguiente ciclo de vida en la primavera. Los animales migran para encontrar lugares con más calidez mientras que otros acumulan comida o energía para pasar toda la temporada estacional durmiendo, como en el caso de los osos.

Primavera

Estaciones del año: Primavera

Es la estación que se anuncia con la llegada del equinoccio de primavera, que ocurre el 21 de marzo de cada año en el hemisferio norte y el 22 de septiembre en el hemisferio sur. En esta estación la órbita terrestre está alineada con el Sol, de manera que las horas de luz solar y oscuridad son aproximadamente las mismas. Se trata de uno de los ciclos más importantes para los seres humanos ya que se relaciona con el renacimiento de la vida, cuando las flores vuelven a abrirse y los animales salen de su período de hibernación.

El clima durante esta estación varía a lo largo del ciclo estacional, pues al inicio se produce el deshielo de las zonas en las que cae nieve y luego, se va haciendo cada vez más cálido, una vez entrada en la fase de floración. Por lo general, es una temporada lluviosa y templada durante el día y de temperaturas bajas cuando cae la noche.

Verano

Estaciones del año: Verano

El verano es la estación más calurosa del año. Se debe a que desde los primeros días del verano, el hemisferio con mayor inclinación hacia el Sol empieza a acumular energía, lo que se traduce en un aumento de las temperaturas incluso de noche. Por lo general, tiene una duración de alrededor tres meses que empiezan a partir del 21 junio en el hemisferio norte con el solsticio de verano y el 21 de diciembre con el solsticio de invierno en el hemisferio sur.

Sin duda, es una de las estaciones con más color debido a la intensidad del Sol. Una etapa en la que los animales están más activos y las plantas se llenan de frutas y flores. También es la época de las vacaciones escolares ya que es perfecta para la práctica de actividades al aire libre.

Otoño

Estaciones del año: Otoño

El otoño llega con el equinoccio de otoño el 22 de septiembre en el hemisferio norte y el 21 de marzo en el hemisferio sur. Al igual que el equinoccio de primavera, en este momento el eje de rotación de la Tierra no se encuentra inclinado, por lo que recibe la energía lineal del Sol, dando lugar a días y noches con una misma duración.

En esta etapa, la vegetación empieza a prepararse para recibir el invierno, las hojas verdes cambian de color a tonos ocre, marrones y verdes opacos ya que las plantas empiezan a prepararse para la llegada del frío invierno. Es una época en la que las temperaturas empiezan a ser más frescas, con noches un poco más frías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver información legal y reglas de comentarios