Tu hijo adolescente debe pasar más tiempo con sus amigos, no contigo

adolescente sin amistades

“Mi hijo adolescente ya no quiere pasar tiempo en familia”, “está todo el rato con sus amigos y cuando llega a casa se encierra en su habitación”, “¡no quiere irse de vacaciones con nosotros porque prefiere salir con sus amigos!”. Estos son algunos de los reclamos más habituales entre los padres de adolescentes, quienes se quejan de que al llegar a la pubertad sus hijos comienzan a alejarse cada vez más de ellos, poniendo por encima la relación con sus amigos. Pues bien, por mucho que nos cueste asumirlo, se trata de un comportamiento completamente normal al llegar a la adolescencia. A esta edad los jóvenes prefieren pasar el tiempo con sus amigos en lugar de con sus padres, y así debería ser.

La importancia de las relaciones sociales durante la adolescencia

Durante la adolescencia, las relaciones sociales cobran una gran importancia. A esta edad es habitual que los jóvenes quieran pasar cada vez más tiempo con sus amigos, probar nuevas experiencias junto a ellos y convertirlos en sus nuevos confidentes. De hecho, en este período la aprobación de los demás y el apoyo del grupo cobra especial relevancia, de ahí que muchos adolescentes sean más receptivos a lo que dicen sus amigos que a lo que les aconsejan sus padres. Sin embargo, esto no lo hacen porque sean rebeldes o quieran molestar a sus progenitores, en realidad se trata de una reacción completamente normal dentro de esta etapa del desarrollo.

En este período, el grupo de amigos se convierte en el referente a seguir por los adolescentes que están dando forma a su identidad y consolidando su personalidad. Es de los amigos de quienes aprenden los patrones de conducta socialmente aceptados, empiezan a descubrir el mundo por cuenta propia y desarrollan las habilidades sociales que les servirán para insertarse de manera asertiva en la sociedad. Es a través de las relaciones sociales que aprenden a expresarse abiertamente tal y como son y dan rienda libre a su autenticidad porque empiezan a descubrir quiénes son y lo que en realidad les gusta.

Por eso, es habitual que la mayoría de los adolescentes prefieran pasar la mayor parte del tiempo con sus amigos, en lugar de con sus padres o el resto de la familia. Es la manera que tienen de empezar a descubrirse a sí mismos y el mundo que les rodea, ganar autonomía y crear su propia identidad, independientemente de las expectativas y los deseos de sus padres.

hijo adolescente amigos

¿Por qué tu hijo adolescente preferiría pasar más tiempo contigo que con sus amigos?

Existen ocasiones en que los adolescentes prefieren pasar más tiempo con sus padres que con los amigos. Se trata de jóvenes que prefieren hacer planes familiares o quedarse en casa antes que compartir con sus amigos y probar experiencias nuevas, en algunos casos incluso, pueden llegar a sentirse fuera de lugar cada vez que están lejos de los padres. Si bien este sería el sueño de muchos progenitores, lo cierto es que detrás de este tipo de comportamiento suelen esconderse problemas mucho más serios que no se deberían perder de vista.

Por lo general, se trata de adolescentes inseguros, con pocos recursos emocionales y psicológicos, que temen enfrentarse a la vida solos por lo que eligen permanecer bajo la sombra de sus padres para que les protejan y les ofrezcan la seguridad que necesitan. En ocasiones, puede ser un signo de una baja autoestima o un indicador de que no poseen las habilidades sociales necesarias para relacionarse de manera abierta y empática con los demás. En casos puntuales, este comportamiento también puede revelar la existencia de bullying en el colegio o en el grupo de amigos o desvelar un posible trastorno en la esfera de las relaciones sociales. La buena noticia es que independientemente de la causa, es posible ayudar a los adolescentes a reencontrar su camino, que puedan hacer sus propios amigos y disfrutar de esta maravillosa etapa de la vida.

relaciones sociales adolescencia

Claves que tu hijo adolescente debería conocer para disfrutar sanamente del tiempo que pasa con sus amigos

Tener amigos y pasar tiempo con ellos es fundamental durante la adolescencia. Sin embargo, a veces los jóvenes no son conscientes de esta realidad y terminan inmersos en relaciones tóxicas que, o bien consumen gran parte de su tiempo o les incitan a hacer cosas que realmente no quieren. Para evitar que esto ocurra y enseñar a tu hijo adolescente a crear amistades sanas, profundas y duraderas, es importante que aprendan a disfrutar del tiempo que pasan con sus amigos. He aquí algunas claves que puedes transmitirle.

1. El valor de cada experiencia no está determinado por el tiempo que dura sino por cómo lo aprovechamos

En la vida, hay días muy largos que pasan desapercibidos e instantes prácticamente fugaces que quedan grabados para siempre en nuestra memoria. Esto porque el valor de cada momento no está determinado por su duración sino por el valor que le concedemos y por cómo lo aprovechamos. Por tanto, en lugar de dedicarse a “perder el tiempo” con los amigos, es importante centrarse en crear bonitos recuerdos que se puedan atesorar y ofrezcan valor a la relación.

2. Es necesario dar, pero también recibir a cambio

Dar es gratificante. Sin embargo, en una relación también es importante recibir ya que, de lo contrario, puede resultar decepcionante. Por eso, es fundamental centrarse en crear un equilibrio en el que demos desinteresadamente todo lo que tenemos y estemos dispuestos a recibir con los brazos abiertos todo lo que los demás tienen para darnos. Solo así una relación de amistad puede ser realmente desarrolladora y ayudarnos a crecer como personas.

3. En una amistad verdadera es posible ser uno mismo

Ante el temor a perder a sus amigos y quedarse solos, a veces los adolescentes deciden interpretar un papel para estar a la altura de las expectativas y la imagen que sus amigos tienen de ellos. Sin embargo, ese tipo de relación suele estar condenada al fracaso. En una verdadera amistad, ambos deberían sentirse con total libertad como para ser auténticos y mostrarse tal cual son, con sus virtudes y sus defectos. Solo cuando lo logran, serán capaces de descubrirse a sí mismos y sentar las bases de quienes serán en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver información legal y reglas de comentarios