¿Qué hacer cuando un hijo le falta el respeto a su madre?

hijo falta respeto

Como madres queremos que nuestros hijos sepan de algún modo que les queremos más que a todo en el mundo. Sabemos que la crianza no es fácil pero el amor que sentimos por ellos está por encima de cualquier otra cosa. No nos importa pasar sueño, estar cansadas o trabajar doble turno para que a ellos no les falte de nada. Es nuestro instinto materno, que siempre estará al pie del cañón por ellos. Por eso, cuando un hijo nos falta al respeto nos quedamos en shock, no siempre sabemos cómo reaccionar, pero lo que está claro es que no queremos que vuelva a suceder nunca más.

Es posible que cuando sucede tengas dudas y tes sientas confundida. ¿Realmente te está faltando al respeto? ¿Habrás exagerado sus palabras o quizá el estrés de todas tus responsabilidades te habrá hecho ver cosas que realmente no son ciertas? ¿Cómo es posible que tu querido hijo al que tanto quieres te esté faltando al respeto? Sabes que algo está fallando, pero no sabes qué es exactamente.

Cómo saber si tu hijo te está faltando al respeto

La línea que separa el respeto de la falta del respeto es bastante delgada y por eso, como madre, debes saber bien cuándo la están cruzando para tomar medidas lo antes posible y que no vuelva a suceder. Pero, ¿cuándo ocurre? Tu hijo habrá sobrepasado el límite cuando:

  • Te grita
  • Te reta
  • Te exige
  • Es hiriente contigo
  • Lanza las cosas al suelo
  • Pega golpes
  • Patea lo que tiene a su alcance cuando se enfada
  • Da golpes en las puertas
  • Te amenaza
  • Te insulta
  • Intenta pegarte o te alza la mano

Todas estas conductas muestran que el niño o la niña ha sobrepasado el límite del respeto, pero todas y cada una de ellas también te estarán mostrando que el niño o la niña está llamando desesperadamente tu atención para que se cumplan sus deseos y tus hijos llegan hasta donde se les ha permitido, o hasta donde han aprendido imitando el comportamiento de sus cuidadores principales.

Si le faltas a tu hijo al respeto, te lo faltará a ti. Si le permites que tenga estas faltas de respeto, seguirá haciéndolo y cada vez presenciarás explosiones emocionales más intensas que causarán serios problemas en la convivencia familiar. Es importante que cuando tu hijo o hija muestre estas faltas de respeto sepas cómo actuar rápidamente y que las circunstancias no se descontrolen.

Qué hacer si tu hijo te falta al respeto

A continuación vamos a explicarte algunas estrategias que deberás tener en cuenta para que de esta manera, puedas tener una convivencia familiar adecuada y que tu hijo no te falte al respeto nunca más. Por supuesto, lo más importante que debes tener en cuenta es que seas un buen ejemplo de respeto hacia tu hijo. De esta manera podrás recibir la conducta que quieres que tenga contigo, porque habrás sido tú primero quién le respete.

Sé consciente que tu comportamiento y tu actitud hacia él o ella siempre será lo que marque más influencia en su comportamiento. Si le gritas, te gritará. Si le insultas, te insultará. Si le agredes, te agredirá. Por eso resulta tan importante controlar el propio enfado o las emociones más intensas para que la calma sea nuestra compañía siempre que tengamos que educar a nuestros hijos. Además de esto, puedes tener en cuenta todo lo siguiente.

Sé su mejor ejemplo

Para ser su mejor ejemplo debes tomar consciencia de tus acciones y tus palabras hacia tu hijo. Debes tener un buen control emocional para que entiendas que hay palabras que faltan al respeto y comportamientos corporales que pueden tener el mismo impacto sin necesidad de palabras (como cogerle del brazo, mirarle con desprecio, etc.).

hijo faltando respeto

No le dejes pasar ninguna falta de respeto

En ocasiones, es posible que dependiendo de tu estado de ánimo o del cansancio que tengas un día, dejes pasar ciertas faltas de respeto y otros días no. Por ejemplo, si estás de buen humor o en compañía de otras personas quizá dejes pasar alguna falta de respeto que en otras circunstancias no hubieras dejado pasar. Realmente esto no debe suceder, y nunca debes permitir que tu hijo te falte al respeto, al hacerlo unas veces sí y otras no, tu hijo se sentirá confundido. Ten siempre la misma forma de proceder ante las faltas de respeto.

Toda acción tiene consecuencias

Es importante que tu hijo entienda que todas las acciones tienen consecuencias y por ello mismo, si tu hijo te falta al respeto (o se lo falta a alguien más), exige una disculpa. Quizá al principio no quiera hacerlo, entonces deberás hacerle entender la importancia de respetar a otros para ser respetado uno mismo.

Hazle entender que ese comportamiento tiene consecuencias y mantente firme a la hora de cumplirlas. Es importante que tu hijo entienda qué es lo que ha hecho mal exactamente y qué es lo que esperas de él la próxima vez en cuanto a su comportamiento hacia ti.

Ten en cuenta las emociones

Ayuda a tu hijo a expresar cómo se siente y que entienda las emociones que está manifestando con esas faltas de respeto. Del mismo modo, también es importante que entienda cómo te sientes tú (aunque no le darás poder a esas palabras y actuarás firmemente sin tomártelo como algo personal). Si es necesario, buscad una solución juntos a lo que le hace sentir mal pero siempre aprendiendo a expresar sus emociones de forma acertada y sin necesidad de herir a nadie ni de tener un mal comportamiento.

Si tienes cierta responsabilidad en la actitud de tu hijo, asúmela. Tu hijo se dará cuenta de que tener responsabilidad ante las propias acciones es fundamental para poder remendar los errores y que tú también estás poniendo de tu parte para mejorar la convivencia familiar y la felicidad de todos. El respeto siempre debe ser algo bidireccional, por lo que ambas partes debéis ser conscientes de que el amor y el respeto siempre deben ir cogidos de la mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios