Cuidado e infusiones en el embarazo

Lista de infusiones prohibidas durante el embarazo

Infusiones en el embarazo

Durante el embarazo hay alguna de esas máximas que se repiten sin cesar; caminar es importante, vigila la dieta y mucha hidratación. Y claro está que nosotros hacemos caso hasta que dejamos de hacerlo. A ver quién se va a caminar con 9 kilos de más encima y los pies como botas de inflados de la retención que acumulamos a las 36 semanas del embarazo. Y del agua ya no puedes ni oírla nombrar, todo el día con la botellita encima para no deshidratarnos, ni que esto fuera el desierto…

Si hay algo que a mí me ayudo mucho durante el embarazo, fueron las infusiones, cansada de tanta agua era una forma más “divertida” de seguir tomándola.

Son acalóricas, nos ayudan a entrar en calor en invierno y todo lo contrario en verano si nos las tomamos con un poco de hielo, contienen elementos beneficiosos para el organismo, hierro, calcio, vitaminas y nos sirven para prevenir y curar algunas enfermedades.

Aun sabiendo los beneficios de las infusiones si estamos embarazadas, tenemos que ser prudentes. Como con otras muchas cosas durante este estado, no siempre son lo que pensamos y en esta ocasión hay algunas que incluso van a ser perjudiciales.

Infusiones prohibidas durante el embarazo

Podemos elaborar una lista de infusiones prohibidas durante el embarazo y en primer lugar aparece una muy habitual y de la que todas y todos tenemos en casa, estamos hablando de la MANZANILLA; siendo la más recomendada por las madres de nuestro entorno, cuando estamos embarazadas tenemos que vigilar con ella ya que sin estar totalmente comprobado puede tener efectos abortivos sobre todo durante el primer trimestre.

POLEO. Muy habitual encontrarla mezclada con menta (menta – poleo) Esta infusión está totalmente contraindicada por producir anormalidades en el feto.

TE. Otra conocida por todos y de la que por su contenido en teina/cafeína debemos evitar. Contiene una alta concentración de antioxidantes, pero sus efectos excitantes y estimulantes pueden provocar inicio de contracciones.

Dentro de los tés, tenemos el VERDE, muy conocido y con gran aceptación entre las mujeres que realizan dietas. En el caso de las embarazadas se tiene que prestar especial atención ya que influye en la absorción del hierro pudiendo llegar a ocasionar anemia.

Si sufrimos del insomnio o de alguna alteración del sueño, el te va a influir en que esto siga ocurriendo e incluso se acentúe.

REGALIZ. Muy rica y refrescante pero poco recomendada durante el embarazo por su capacidad para alterar la presión arterial.

También es capaz de aumentar el tono del útero, por tanto se le asocia una capacidad abortiva.

EUCALIPTUS. Recomendable en estados catarrales, pero no si estamos embarazadas. Esta puede estimular el sangrado y por tanto favorecer el aborto. Contiene cineol, un alcaloide capaz de travesar la placenta y estimular enzimas hepáticos del feto.

El eucaliptus incluso esta desaconsejada si estamos dando el pecho, ya que esta pasa a la leche materna.

MATE. Al igual que el café o el té contiene una fuente de cafeína la cual no es recomendable durante el embarazo ya que se ha demostrado que en dosis altas puede producir interrupción del embarazo.

SALVIA. La salvia contiene un componente llamado tujona que entre otros de los que contienen, pueden provocar el parto en cualquier momento, por tanto podríamos considerarla una de las infusiones con propiedades abortivas.

EQUINÁCEA. Es una infusión reconocida por su valor para tratar resfriado y trastornos del sistema inmunitario aunque según los últimos estudios no acaba de quedar claro su valor en esto.

En relación a las embarazadas, se ha hablado de malformaciones y abortes espontáneos, aunque tampoco está del todo contrastado. Por tanto la equinácea es una de aquellas infusiones, que por falta de información mejor no tomarla.

Muchas veces aparece la duda de si podemos usar las especies en la cocina, en este caso la respuesta es sí. La cantidad es tan pequeña que su uso no afecta en absoluto aun estando embarazadas.

Cuando hablamos de un consumo excesivo, lo hacemos cuando estamos por encima de las 3 tazas diarias, aun así siempre tenemos que consultar con nuestro profesional para estar seguros que estamos actuando de la manera correcta. Mejor prevenir que lamentar y más en este caso.

Deja un comentario sobre “Cuidado e infusiones en el embarazo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios