Ocio

Juegos de mímica divertidos para estimular el desarrollo infantil

Ideas para jugar a la mímica con niños

juegos de mimica
Jennifer Delgado

Jennifer DelgadoEducadora, psicóloga y psicopedagoga

Pasar tiempo de calidad en familia no es difícil, existen muchas actividades que pueden realizarse con los más pequeños de casa para estimular su desarrollo mientras se divierten. Los juegos de mímica son una de esas actividades. Básicamente, se trata de un pasatiempo que consiste en expresar diferentes palabras, frases o fenómenos usando únicamente las expresiones corporales. De ahí que sea un juego ideal no sólo para pasar un rato entretenido sino también para estimular el desarrollo cognitivo y emocional de los más pequeños de casa.

Juegos de mímica, más que un simple entretenimiento infantil

Los juegos de mímica son una herramienta ideal para trabajar la comunicación no verbal desde una edad temprana. Gracias a ellos los niños aprenden a decir a través de sus gestos y expresiones lo que piensan o sienten, a la vez que aprenden a reconocer en los demás las expresiones no verbales que revelan parte de su mundo interior. De hecho, es un entrenamiento excelente para desarrollar la empatía en los niños, que no es más que la capacidad para ponerse en el lugar de los demás.

Asimismo, los juegos de mímica pueden convertirse en un buen entrenamiento para mejorar la agudeza mental y ejercitar el pensamiento estratégico infantil. Esto ya que para representar con gestos y expresiones lo que piensan o sienten, los niños deben identificar rápidamente la mejor forma de hacerlo y diseñar un plan que les permita transmitir lo que pasa por su mente. También es un buen ejercicio para estimular la creatividad y dar rienda suelta a la imaginación.

Esto además de ser un excelente recurso para mejorar la comunicación en los niños ya que les ayuda a entrenar y reconocer las señales no verbales. A largo plazo este sencillo entrenamiento puede contribuir a que los niños desarrollen relaciones sociales más asertivas y estables en el tiempo. ¡Y es una excusa ideal para pasar tiempo de calidad en familia! Una manera de reforzar los lazos familiares y mejorar la comunicación en el hogar.

10 juegos de mímica para divertirse con los pequeños en casa

1. ¿Qué animal eres tú?

Se trata de un juego de mímica muy divertido cuyo objetivo consiste en imitar a distintos animales. Comienza uno de los participantes, quien debe elegir un animal para representar usando únicamente los movimientos y gestos de su cuerpo. Podrá arrastrarse si se trata de una serpiente, saltar con las manitas en el bolsillo si es un canguro o andar de puntillas y estirar mucho el cuello para imitar a una jirafa. Los demás tendrán que adivinar de qué animal se trata.

2. Caja de emociones

Una manera sencilla de estimular el desarrollo emocional en los niños consiste en animarlos a expresar sus emociones y a reconocer las de los demás a través de sus gestos. Y, en ese sentido, este sencillo juego de mímica puede convertirse en un excelente entrenamiento. Para comenzar se escriben diferentes emociones en distintos papeles que se introducen en una caja. En cada turno un jugador toma un papel y debe representar la emoción que corresponde. Los demás deberán identificar qué emoción está representando.

3. ¿Qué estoy haciendo?

El objetivo de este juego de mímica consiste en describir una actividad cotidiana que los demás deben adivinar. Comienza uno de los participantes, quien debe elegir una actividad cualquiera que deberá representar con gestos y expresiones. Por ejemplo, puede sentarse y hacer como si escribiera para describir el momento de hacer los deberes o hacer los movimientos típicos al fregar los platos para indicar esta tarea. El resto de los participantes debe adivinar qué está haciendo.

4. Soy un número

Se trata de un juego ideal para que los niños ejerciten sus conocimientos sobre matemática, a la vez que desarrollan su motricidad y dan rienda suelta a su imaginación. El juego consiste en elegir un número y representarlo mediante gestos y movimientos. El 0 puede representarse bajando las manos hasta tocarse los pies mientras que el 1 puede representarse levantando las manos para formar una línea recta o el 2 imitando a un cisne. El resto de participantes debe adivinar de qué número se trata.

5. ¿Qué profesión tengo?

La mayoría de los niños adoran imitar a los médicos, profesores o astronautas y en este juego de mímica tienen la oportunidad perfecta de hacerlo a lo grande. El juego consiste en escoger una profesión y representarla a través de gestos y movimientos. Por ejemplo, puede hacer como si estuviese cosiendo un traje para representar a una costurera o hacer como si jugase con un balón para imitar a su jugador de fútbol favorito. El siguiente turno le tocará a quien adivine de qué profesión se trata.

juegos de mimica para niños

6. Adivina la película

Sin duda, este es uno de los juegos de mímica más populares. La idea consiste en representar una película recurriendo únicamente a la mímica. Si se trata de un filme muy conocido, se puede escoger representar a un personaje, pero otra opción es describir cada una de las palabras del título. En una de las versiones más conocidas del juego, los participantes se dividen en dos equipos que compiten entre sí. Sin embargo, también puede jugarse con un único grupo en el que los jugadores se van turnando para representar su película favorita.

7. Completa la historia

Otro juego de mímica que a los niños les encantará consiste en completar una historia recurriendo únicamente a los gestos y expresiones corporales. Para iniciar el juego se pueden escribir distintos comienzos de historia en trozos de papel y colocarlos dentro de una caja. Cada jugador deberá coger un papel y, tras leer la historia, crearle un bonito final que debe representar con su cuerpo. No hay límite a la imaginación, todo es posible en este juego, por lo que seguramente las risas estarán aseguradas.

8. ¿De qué deporte se trata?

Los niños que adoran practicar deporte estarán encantados con representar su actividad deportiva favorita en este juego de mímica. El objetivo consiste en escoger un deporte para representar con gestos y movimientos mientras el resto de participantes debe adivinar de qué deporte se trata. Sin duda, será una actividad muy divertida ya que mientras que algunos lo tendrán más fácil para representar un partido de fútbol o baloncesto, otros tendrán que recurrir a su creatividad para imitar la equitación o el tenis.

9. El espejo

Se trata de otro juego de mímica muy popular, ideal para trabajar el desarrollo emocional de los más pequeños de casa y estimular su empatía. La idea consiste en representar a uno de los participantes, reproduciendo los gestos y expresiones que realiza. En la versión más sencilla, el que hace de modelo puede colocarse de espaldas a la otra persona, quien deberá imitar sus movimientos. Sin embargo, para añadirle un toque de complejidad, el modelo puede colocarse frente al otro participante, quien deberá imitarle teniendo en cuenta el efecto espejo, en el que los movimientos están invertidos. Sin duda, será una actividad muy divertida.

10. Palabras al aire

La idea de este juego de mímica consiste en representar una palabra que los demás participantes deben descubrir. Para ello, un jugador piensa en una palabra e intenta representarla usando únicamente sus movimientos y expresiones corporales. Los demás deben intuir de qué palabra se trata. Gana el primero que logre descifrarla que será el que ocupe su sitio para representar un nuevo término.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *