La falta de energía de los adolescentes

La falta de energía no siempre es sinónimo de pereza

Si eres padre o madre de un adolescente es muy probable que sepas de qué estoy hablando cuando me refiero a la falta de energía que los adolescentes pueden tener en su vida diaria. Hay días que tienen mucha energía pero que en otros, parece que la apatía se apodera de sus almas y sólo quieren estar tumbados sin hacer ningún esfuerzo extra. Cuando esto ocurre los padres se sienten molestos, sobre todo cuando ven a sus hijos que no hacen absolutamente nada.

Esta situación puede generar problemas en el hogar porque los adolescentes se sienten cansados y los padres pueden pensar que no quieren hacer nada en todo el día y que sólo están desaprovechando el tiempo y ver la vida pasar. La falta de responsabilidades puedes hacer que un adolescente se pase un fin de semana entero en su dormitorio sin hacer nada productivo. Pero, puede haber una razón por la que tu hijo adolescente parece que tiene tanta falta de energía, y no necesariamente es porque sea un vago o un perezoso.

Los adolescentes están cansados

Son muchos los adolescentes que sienten una falta de energía y una gran somnolencia que puede ser a causa de un estilo de vida inadecuado. Sin bien es cierto que es necesario que un médico evalúe a tu hijo si consideras que su actitud apática está fuera de lo común, también es necesario evaluar qué tipo de estilo de vida es el que tiene cada día para saber qué hay que mejorar. Un chico adolescente que hace deporte, que los padres le dan responsabilidades en el hogar y que tiene una vida sana, tendrá más energía que un adolescente que se pasa el día tumbado viendo películas y sin responsabilidades en el hogar.

La falta de sueño

Muchos adolescentes hoy en día no duermen las horas que deberían hacerlo cada noche y esto les causará un gran cansancio al día siguiente. Cuando un adolescente se queda hasta tarde hablando con los amigos, preparando un examen, jugando a juegos de ordenador o con cualquier otro motivo, no estará durmiendo lo suficiente. Es importante que animes a tu hijo a que entienda la importancia de dormir las horas necesarias. Podéis hacer un calendario o un horario con todo lo que tiene que hacer y lo que quiere hacer (también el ocio es importante) y después, priorizar las partes del descanso, así como las horas de ir a la cama y levantarse por las mañanas.

La falta de energía de los adolescentes

Depresión

Pero también hay otros aspectos muy importantes a tener en cuenta y que no se deben dejar de lado como posibilidad de que quizá esté sucediendo. Me refiero a que en ocasiones, los adolescentes parecen que tienen poca energía porque están sufriendo depresión. Quizá se muestren con sueño excesivo, apatía, falta de interés por las actividades que en otro momento sentían muchas ganas por realizar… todo esto pueden ser señales de alarma para que acudas a un profesional y valorar qué es lo que le ocurre a tu hijo exactamente y que pueda obtener la ayuda que necesita.

Las responsabilidades en el hogar

Además, también es muy importante tener en cuenta que para que los adolescentes realicen tareas y sientan energía cada día, deberán tener responsabilidades en el hogar y sentirse capaces de realizarlas. La motivación y la buena autoestima son los mejores propulsores de energía en los adolescentes, aunque también deberás tener en cuenta que habrán días de altibajos emocionales a causa de la etapa de la adolescencia que son totalmente normales.

Lo que importa es poder diferenciar que su comportamiento de falta de energía es algo puntual y no habitual. Porque quizá también debas llevarle al médico a hacerle alguna analítica porque quizá el fallo se encuentre en la alimentación.

Deja un comentario sobre “La falta de energía de los adolescentes”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios