¿Mamitis o niños con demasiado apego?

Mamitis

Todos los niños y niñas pasan por un proceso de ‘mamitis’ donde separarse de la madre puede ser todo un drama. Solo quiere estar con mamá 24 horas y no estarlo puede suponer un gran dolor emocional para el pequeño. No hay estudios que demuestren que el exceso de amor sea perjudicial para los niños, ¡ni mucho menos! Pero, ¿la mamitis es sinónimo de niños con demasiado apego o es algo natural y totalmente normal?

La mamitis en los niños pequeños

Los niños tienen mamitis cuando solo quieren estar con mamá y que mamá se lo haga todo, tanto que no quieren ni andar por su cuenta, solo brazos y mimos de mamá. Sienten gran frustración cuando se deben separar de su madre y lo pasan realmente mal. Los niños se frustran incluso cuando pueden cuidarles otras personas de confianza como los abuelos o incluso el padre.

Para los niños pequeños la madre es todo su mundo ya que la necesitan para todo, cuando van creciendo empiezan a ser más independientes y a mostrar sus capacidades y habilidades, cuando tienen mamitis esta independencia queda difuminada con el apego desmesurado hacia la madre.

Cuándo aparece la mamitis

La mamitis es una fase por la que todos o casi todos los niños pasan en diferentes etapas evolutivas y normalmente ocurre porque el pequeño siente inseguridad ante el descubrimiento de un mundo tan extenso como es el nuestro. Normalmente este tipo de comportamientos pueden producirse antes del año de edad del pequeño, sobre los nueve meses o incluso al llegar al año. Pero su momento álgido puede ocurrir entre el año y los dos años del pequeño.

Cuando los niños tienen entre cuatro o cinco años pueden pasar por una fase conocida en la teoría psicoanalítica de ‘complejo de Edipo’ que sería la mamitis en los niños o ‘complejo de Electra’ en las niñas que sería papitis. En estos casos los niños pasan por una especie de enamoramiento de la madre (y las niñas del padre), y solo quieren estar con ellos y hacer todo con ellos.

Estas fases ocurren porque los niños necesitan sentir seguridad que no sienten por ellos mismos y que solo mamá proporciona.

Mamitis demasiado apego

Por qué ocurre la mamitis

Son muchos los factores que pueden influir en que un niño tenga mamitis, pero dependerá sobre todo de la edad del niño puesto que es una fase normal en su desarrollo, y lo que importa es que esta fase pueda superarla con éxito. Que no tenga miedo al mundo y que la madre, además de darle todo su amor incondicional también le proporcione la guía suficiente para que su pequeño vaya cogiendo confianza en sí mismo para lograr sus pequeñas batallas. Necesitan sentir estabilidad y seguridad y darse cuenta que aunque en brazos de mamá todo es más fácil, ellos también son capaces de conseguir las cosas.

En esta etapa los pequeños quieren recibir la atención de su madre en todo momento y por eso puede pasarse el rato diciendo ‘mamá’ para que centres toda tu atención en él.

Lo que debes hacer y lo que no debes hacer en esta etapa

Lo primero que deberás tener en esta etapa es paciencia y ser consciente que no rechaza a otras personas por voluntad propia, es una necesidad. No le obligues a tener independencia si no está preparado/a. Es necesario que le vayas dejando independencia siempre a través del juego para que se vaya dando cuenta de sus posibilidades, poco a poco te irá pidiendo más libertad e independencia superando la fase de mamitis casi por arte de magia. Y sí, aunque en algunos momentos te haya estresado, después lo echarás de menos.

Deja un comentario sobre “¿Mamitis o niños con demasiado apego?”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!