Los 10 mandamientos para educar a tus hijos

Descubre lo que no te puede faltar en la educación de tus hijos

Mandamientos para educar a tus hijos

María Montessori afirmó: “La primera tarea de la educación es agitar la vida, pero dejarla libre para que se desarrolle”. Sin duda, es también lo más difícil, sobre todo para los padres, que en muchas ocasiones tienen la tendencia a sobreproteger a sus hijos. Sin embargo, uno de los principales objetivos de la educación es desarrollar la autonomía y la independencia de los niños. ¿Cómo lograrlo?

1. No decidas por ellos

Para que los niños desarrollen la autoconfianza, es necesario que aprendan a tomar sus propias decisiones. Si los padres siempre deciden por ellos, no tendrán la oportunidad de desarrollar sus gustos o cometer sus propios errores. Como resultado, se convertirán en pequeños dependientes e inseguros. Por tanto, es conveniente que desde pequeños les preguntemos qué prefiere y que, en la medida de lo posible, respetemos sus preferencias y decisiones.

2. Deja que cometan sus propios errores

Los errores no son fracasos sino oportunidades de aprendizaje. Cada vez que el niño se equivoca y vuelve a intentarlo, estará desarrollando la perseverancia, se está convirtiendo en una persona más resiliente. Por tanto, debemos dejar que los niños aprendan por su cuenta, que cometan sus propios errores, y bríndales ayuda solo cuando realmente la necesitan. Ese es uno de los mayores regalos que podemos hacerles.

3. Dales obligaciones

La infancia es una etapa preciosa y no debe caracterizarse por las preocupaciones y la tensión. Sin embargo, eso no significa que los padres no deban desarrollar la responsabilidad desde etapas tempranas. De hecho, es conveniente irle dando obligaciones a los niños, acordes a su edad y sin que estas representen una presión excesiva.

4. Vive con ellos, no sobre ellos

En los últimos años se ha desarrollado un estilo de paternidad que implica estar sobre los niños constantemente, ya sea organizándoles la agenda o sobreprotegiéndoles de manera excesiva. Sin embargo, este estilo de crianza es agotador para los padres y agobia a los niños. Al contrario, una relación sana y desarrolladora es aquella en la que todos disfrutan de la compañía y se respeta la identidad de cada persona, aunque se trate de un niño pequeño.

5. Brinda un buen ejemplo

La idea de “haz lo que yo digo, no lo que yo hago” no funciona con los niños. No se puede pretender que los pequeños no griten si los padres alzan la voz continuamente o que no mientan si escuchan a sus padres falsear la verdad. La clave radica en ser la persona en la que nos gustaría que se convirtiera nuestro hijo, debemos recordar que cuando se trata de educar en valores, los ejemplos valen más que mil palabras.

Educar a tus hijos

6. Ponles límites

Muchos padres piensan que los límites son negativos, pero lo cierto es que estos les ayudan a los niños a darles un sentido al mundo y les permiten sentirse más seguros pues saben exactamente qué se espera de ellos. Por supuesto, no se trata de imponer límites excesivos y de prohibirles todo, pero es necesario que existan ciertas reglas que garanticen una convivencia agradable en el hogar.

7. Escúchales

Muchos padres piensan que sus hijos no tienen preocupaciones y que sus problemas son intrascendentes. Por eso, no les prestan suficiente atención, lo cual hace que los niños se distancien y no confíen en ellos. Sin embargo, es importante establecer un canal de comunicación que se mantenga permanentemente abierto y practicar la escucha activa, para que los niños sepan que siempre pueden contar con sus padres.

8. Reconoce su esfuerzo

Más allá de los resultados, los padres deberían valorar el esfuerzo que hace el niño. Esto no significa que los resultados no cuenten, pero a veces se aprende mucho más a través de la perseverancia. Por tanto, debemos asegurarnos de premiar el empeño que pone el niño en las tareas ya que así estaremos fomentando el tesón, una cualidad esencial para tener éxito en la vida.

9. Pide perdón cuando te equivoques

Pedirle perdón a nuestros hijos cuando nos equivocamos no disminuirá nuestra autoridad ante sus ojos, al contrario, les enseñará a ser humildes y a reconocer sus errores y corregirlos. Por tanto, siempre es conveniente dar un paso atrás e intentar subsanar el daño causado por una equivocación.

10. Demuéstrales que les quieres

No deberíamos cansarnos nunca de decirles a nuestros hijos cuánto les queremos. Las caricias y los abrazos deben ser pan cotidiano en casa porque los niños las necesitan casi tanto como los alimentos. Las muestras de amor no se deben condicionar a un buen comportamiento o a unas buenas calificaciones, los niños deben saber que sus padres les quieren de manera incondicional. Un niño amado, será un niño feliz y, sobre todo, se convertirá en un adulto que no tiene miedo a amar.

Deja un comentario sobre “Los 10 mandamientos para educar a tus hijos”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!