Es una maravilla no ser siempre la prioridad