Potenciar el vínculo afectivo que ha habido siempre entre padres e hijos