¿Cómo mejorar el rendimiento académico de los niños?

Las claves para ayudar a los niños a mejorar su rendimiento académico

mejorar rendimiento académico infantil

Ayudar a los niños a mejorar su rendimiento académico contribuye a desarrollar sus habilidades cognitivas e intelectuales. El objetivo no es únicamente sacar los exámenes y pasar de nivel, sino adquirir nuevas competencias y habilidades mientras se fomenta su capacidad y motivación para aprender. En este sentido, un estudio realizado en la Universidad del Atlántico desveló que estimular el rendimiento académico también mejora el pensamiento crítico en los niños.

Por supuesto, el rendimiento académico por sí solo no es un indicador de éxito en la vida ni refleja necesariamente la inteligencia infantil. Sin embargo, motivar a los niños para que den lo mejor de sí en el colegio puede animarlos a desarrollar todo su potencial y asumir un rol más activo en el proceso de aprendizaje.

5 recursos útiles para mejorar el rendimiento académico infantil

Ya quieras estimular el rendimiento académico o ayudar a los niños a desarrollar al máximo sus capacidades, existen algunas estrategias sencillas pero eficaces que les motivarán a aprender y les ayudarán a mejorar sus resultados. Lo mejor de todo es que algunas incluso son divertidas, de manera que los peques las incluirán de buena gana en su rutina cotidiana.

1. Anímalos a practicar deporte

Los beneficios de la actividad física para la salud son innegables. Sin embargo, ¿sabías que también contribuye a mejorar el rendimiento cognitivo de los niños y estimula su aprendizaje? Así lo corroboró un estudio realizado en la Universidad de Vrije, en el cual se encontró que los pequeños que practican deporte con regularidad no solo aprenden con mayor facilidad y se concentran mejor, sino que también alcanzan mejores resultados académicos.

Todo indica que la práctica deportiva mejora la oxigenación al cerebro mientras activa las zonas relacionadas con la atención, la concentración y la memoria, de manera que mejora estas funciones cognitivas. El ejercicio físico también es un buen aliado para aliviar el estrés y la ansiedad, por lo que ayuda a los niños a prepararse mejor para los exámenes y repercute positivamente en el rendimiento infantil.

2. Elige una plataforma educativa de apoyo

Otra estrategia excelente para estimular el rendimiento académico de los niños consiste en apostar por una plataforma educativa de apoyo, como Luca. Se trata de una plataforma educativa online que imparte lecciones oficiales y conocimientos clave de una manera diferente, a través de juegos educativos que promueven un aprendizaje significativo, facilitan la concentración y mejoran la memorización. Como resultado, los niños aprenden más y mejor. De hecho, el 85% de los estudiantes que han confiado en la plataforma mejoraron su ritmo de aprendizaje y calificaciones en Matemáticas y Ciencias mientras que el 88% mejoró sus métodos de estudio y desarrolló sus habilidades de escritura y comprensión lectora.

¿Cómo funciona? Disponible las 24 horas del día durante toda la semana, la plataforma Luca cuenta con más de 1.000 video-lecciones de 5 minutos que explican a los niños todo el contenido de su grado, además de facilitarles ejercicios didácticos para que puedan practicar lo aprendido mientras se divierten. La plataforma educativa también cuenta con un sistema de evaluaciones basado en el plan de estudio de la SEP para que los pequeños puedan poner a prueba sus conocimientos antes de someterse a los exámenes oficiales. Sin duda, se trata de un recurso excelente para que los niños tomen las riendas de su aprendizaje desde pequeños, una habilidad que les será de gran utilidad más tarde en la vida.

3. Usa la tecnología para facilitar el aprendizaje

Bien empleada, la tecnología puede convertirse en un recurso útil para estimular el rendimiento académico infantil. Más allá de los ordenadores o tabletas, que permiten a los niños revisar el contenido de las materias escolares, enriquecer la información recibida en el aula y hacer los deberes, existen otras herramientas que también pueden usar para reforzar sus conocimientos.

Por ejemplo, hay aplicaciones para la gestión del horario escolar que ayudan a los niños a organizar sus horas de estudio, así como aplicaciones didácticas con las que pueden poner a prueba sus conocimientos en distintas materias de una manera diferente y entretenida. También existen aplicaciones que permiten tomar apuntes con mayor facilidad para que no se queden atrás. Los diccionarios online y las calculadoras científicas son otros recursos que facilitan las tareas automáticas para que los peques puedan centrarse en aprender el contenido importante.

rendimiento académico

4. Cuida su alimentación

¿Sabías que existen diferentes alimentos que estimulan la función cognitiva y pueden mejorar el rendimiento académico? Los alimentos ricos en ácidos grasos omega como las nueces o el pescado azul mejoran la memoria y el rendimiento intelectual mientras que los alimentos con mucho hierro estimulan la concentración y la atención infantil.

Un estudio realizado en la Universidad de París comprobó que el consumo de alimentos ricos en vitamina B, en especial la vitamina B12, puede estimular las funciones cognitivas y mejorar el rendimiento académico de los niños. También se conoce que los alimentos ricos en yodo, zinc y fósforo son fundamentales para el desarrollo de las funciones cerebrales y mejoran la capacidad de concentración, la memoria y el aprendizaje.

5. Asegúrate de que duerman bien

Una investigación llevada a cabo en la Universidad Federal de São Paulo encontró que los niños que duermen bien suelen tener mejores resultados en el colegio, en comparación con sus compañeros de clase que tienen dificultades para dormir. Todo parece indicar que descansar un mínimo de 8 horas al día y hasta 9 o 10 en el caso de los niños contribuye a que el cerebro se deshaga de las sustancias de deshecho que se generan durante el metabolismo diurno y que pueden terminar afectando su rendimiento.

Además, dormir bien ayuda a los niños a procesar la información nueva que han aprendido durante la jornada, fijándola con mayor intensidad en la memoria, a la vez que les permite deshacerse de la información intrascendente que ya no necesitan, haciendo “espacio” para aprendizajes más relevantes. Como resultado, el sueño se convierte en un gran aliado para optimizar los patrones de actividad neuronal vinculados al aprendizaje, de forma que puedan aprender más y mejor.

Referencias
  • Alquichire, S. & Arrieta, J. (2018) Relación entre habilidades de pensamiento crítico y rendimiento académico. Voces y Silencios; 9(1): 28-52.
  • Singh, A. et. Al. (2012) A Systematic Review of the Literature Including a Methodological Quality Assessment. JAMA Pediatrics; 166(1):49-55.
  • Bourre, J. (2006) Effects of nutrients (in food) on the structure and function of the nervous system: update on dietary requirements for brain. Part 1: micronutrients. The Journal of Nutrition, Health and Aging; 10(5):377-85.
  • Bizari, L. et. Al (2013) Symptoms of sleep disorders and objective academic performance. Sleep Medicine; 14(9): 872-876.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios