Un mundo apto para las diferencias