Los niños nunca han sido buenos para escuchar a sus padres, pero nunca fallan en imitarlos