Muchos niños pasarán el verano solos en casa porque sus padres tienen empleos precarios