Por qué a los niños les gustan tanto los dinosaurios