“Pero, si solo fue un segundo”: Para un niño que se está ahogando cada segundo cuenta