25 planes divertidos para hacer con niños en Cataluña

Descubre dónde ir y qué hacer con los niños en Cataluña

Cataluña con niños

Cataluña es un destino impresionante para descubrir con niños. Esta comunidad atesora una gran historia que se ve reflejada en su imponente arquitectura en la que destacan monumentos icónicos como la Sagrada Familia, La Pedrera-Casa Milà o el Parque Güell. Además, también tiene muchísimos espacios naturales donde se puede descubrir algunos de los ejemplares de la flora y la fauna típicos de la región. Y, por supuesto, cuenta con diversos espacios donde la diversión y el entretenimiento cobran vida. He aquí algunos planes que no podéis perderos, si organizáis una visita a esta comunidad.

Planes que no podéis perderos en Cataluña con los niños

1. PortAventura World, en Salou

PortAventura World, en Salou, Tarragona, Cataluña

Si hay un sitio que no podéis dejar de visitar con los niños en Cataluña es el PortAventura World, un complejo de atracciones que incluye el PortAventura Park, el parque acuático “Caribe Aquatic Park” y el parque “Ferrari Land”. Allí, los niños tendrán la oportunidad de emprender un viaje a la época de los indios y vaqueros en Far West, conocer en persona a algunos de los personajes de Barrio Sésamo o disfrutar de un paseo en barco desde el puerto de Mediterránea hasta la China Imperial. También podrán entretenerse en una de las diferentes atracciones acuáticas o disfrutar de alguno de los diversos espectáculos diseñados para toda la familia.

2. Jardines de Santa Clotilde, en Lloret de Mar

Jardines de Santa Clotilde, en Lloret de Mar, Girona, Cataluña

Este jardín de inspiración renacentista situado frente al mar es otro de los espacios que no podéis dejar de visitar en Cataluña. Situado sobre un acantilado con vistas al mar, entre la cala Boadella y la playa de Fenals, es el hogar de pinos, tilos, alberos y cipreses, a la vez que atesora esculturas que son una auténtica joya y que podéis descubrir mientras paseáis por el jardín, como las fuentes de las escalinatas o las sirenas. Otros puntos que no podéis perderos son el Estanque, la escalinata del mar, el paseo Marqués de Roviralta y la Plaza de Pineda. Eso sí, durante el paseo no olvidéis hacer pequeñas paradas para contemplar las maravillosas vistas desde lo alto a la Costa Brava.

3. Basílica de la Sagrada Familia, en Barcelona

Basílica de la Sagrada Familia, en Barcelona, Cataluña

Si hay un sitio de obligada visita en Cataluña, es probablemente la Basílica de la Sagrada Familia, un monumento que todo niño debería visitar una vez en la vida. La basílica de aires modernistas fue ideada por el arquitecto Antonio Gaudí y, en su diseño inicial estaba previsto que incluyese 18 torres, aunque solo pudo crear una de ellas. Tras su muerte, el proyecto quedó inacabado y todavía hoy se sigue dando forma a la idea original. Sin embargo, a pesar de estar aún en construcción, la basílica es un exuberante templo de fachadas que combinan el estilo gótico con elementos de inspiración en el Art Nouveau y del propio artista que merece la pena disfrutar. Más allá de su aspecto exterior, lo que seguramente más os guste será contemplar el espectáculo de luces que cobra forma en su interior a través de los coloridos vitrales y sus imponentes columnas.

4. Tren del Ciment, en La Pobla de Lillet

Tren del Ciment, en La Pobla de Lillet, Barcelona, Cataluña

Con más de 100 años de historia, subir a esta joya ferroviaria en Cataluña es como emprender un viaje en el tiempo, a la época en la que este tren conectaba la fábrica de cemento Asland con Guardiola de Berguedà. En sus 3,5 kilómetros de recorrido, no solo podéis disfrutar de la majestuosidad del entorno que zigzaguea entre bosques y paisajes de una gran belleza en el Parque Natural del Cadí-Moixeró, sino que también podéis visitar algunos puntos de interés. Algunos de los sitios que no podéis perderos son la Exposición de Trenes Históricos, desde donde parte el tren, el Museo del Cemento, donde los niños podrán descubrir cómo se preparaba el cemento antiguamente, el Monasterio de Santa María de Lillet y los Jardines Artiga, ambos con el sello del arquitecto Antonio Gaudí.

5. Zoo Barcelona, en Barcelona

Zoo Barcelona, en Barcelona, Cataluña

En este espacio los niños podrán conocer algunas de las especies de animales que habitan en los cinco continentes. Podrán visitar el Aviario, hogar de más de 70 especies de aves de distintas partes del mundo, y el Terrario, que alberga una de las colecciones de reptiles y anfibios más grandes de toda Europa. También podréis ir hasta La Tierra de Dragones para ver en primera persona a dúculas bicolores, gorriones de Java y dragones de Komodo o visitar la Galería de Titís, donde habitan algunos de los primates más pequeños del mundo, los titís sudamericanos.

6. Parque de atracciones Tibidabo, en Barcelona

Parque de atracciones Tibidabo, en Barcelona, Cataluña

Además de ser el parque de atracciones más icónico de Barcelona, se trata de uno de los más antiguos del mundo. Ubicado en la cima más alta de la Sierra de Collserola, a más de 500 metros de altura, cuenta con muchos espacios para pasárselo bien en familia. Uno de esos espacios es el Área Panorámica del Tibidabo, donde los niños podrán chocar coches en Crash Cars o subirse al Carrusel. Sin embargo, una de las experiencias más divertidas os aguarda en Tibidabo Express y Muntanya Russa, dos montañas rusas donde viviréis una experiencia inolvidable. Antes de iros podéis acercaros al Museo de Autómatas, un referente a nivel mundial que atesora algunos de los ejemplares con los que se divertían los niños en las ferias europeas a finales del siglo XIX y principios del XX.

7. Camp Nou Tour & Museu FC Barcelona, en Barcelona

Camp Nou Tour & Museu FC Barcelona, en Barcelona, Cataluña

Si los más pequeños de casa son seguidores del Barça, seguramente les hará mucha ilusión visitar la sede de este equipo. Allí tendrán la oportunidad de pisar el terreno de juego y conocer el túnel de vestidores por el que entran los jugadores. También podrán visitar el Museo del Barça, un espacio donde están los diferentes trofeos que ha ganado el equipo en sus más de 115 años de historia y que cuenta con un lugar especial para homenajear a uno de sus jugadores estrella, Leo Messi. Y, como colofón, los más pequeños podrán participar en el programa “El Barça educa en valores”, con cursos, talleres, visitas guiadas y otras actividades dirigidas a los más pequeños de casa.

8. Granja Aventura Park, en Viladecavalls

Granja Aventura Park, en Viladecavalls, Barcelona, Catalunya

Situada muy cerca de Terrassa, en el municipio de Viladecavalls, la Granja Aventura Park es una oportunidad excelente para pasar un día en familia diferente mientras los niños están en contacto directo con los animales y la naturaleza. En este parque de ocio educativo, los niños podrán conocer a los animales de la granja, aprender sobre sus principales características y descubrir cómo viven. De hecho, los más atrevidos tendrán la oportunidad de interactuar con algunos de ellos y hasta darles de comer. También aprenderán cómo funciona un huerto, cómo crecen las frutas y hortalizas, el secreto para cuidar de los cultivos e incluso, podrán plantar su propia semilla. Por supuesto, también hay una zona de ocio con tirolina en los árboles, un área de juegos y otros entretenimientos.

9. Water World, en Lloret de Mar

Water World, en Lloret de Mar, Girona, Catalunya

Si sois amantes de las atracciones acuáticas, no podéis perderos este gran parque acuático con toboganes, piscina de olas y laguna para los niños. Considerado como el mejor parque acuático en Lloret de Mar, cuenta con varias piscinas donde podéis refrescaros de las altas temperaturas durante el verano como La Calma, Family Lagoon o Kiddie Island. Sin embargo, si queréis añadir un toque de adrenalina a la experiencia podéis dejaros caer por algunos de sus toboganes como el Water Mountain, el Speed Slides, el Water Rápido o el Water Gegant. También podéis vivir otras experiencias muy divertidas en Rafting River o X-Treme Mountain mientras que para los más pequeñitos está el Lago Infantil, el Kids Water World, el Baby River y el divertido Pirate Ship.

10. Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, en Girona

Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, en Girona, Catalunya

En Cataluña encontraréis muchísimos espacios naturales, pero sin duda, este es muy especial ya que se trata de uno de los mejores paisajes volcánicos de la península ibérica. Con una extensión de más de 150 km, cuenta con 10 cráteres, 23 conos y más de 20 coladas de lava que podéis descubrir con los niños. Encontraréis que muchos de esos espacios están reforestados, pero aún quedan zonas con un aspecto volcánico que merece la pena visitar como el Volcán del Croscat, conocido por su impresionante apariencia lunar en tonos rojizos y morados. También podéis acercaros hasta la Fageda d’en Jordà, un hayedo único de su tipo en España, formado a partir de una colada de lava procedente del Volcán del Croscat.

11. CosmoCaixa, en Barcelona

CosmoCaixa, en Barcelona, Cataluña

Otro de los sitios que no podéis visitar si estáis en Cataluña es el CosmoCaixa de Barcelona. Este espacio cuenta con exposiciones permanentes y temporales que no dan cabida al aburrimiento, a la vez que organiza talleres y actividades pensadas para que los niños experimenten y aprendan sobre la naturaleza, la ciencia o la tecnología de una manera divertida. Sin duda, una de sus zonas más impresionantes es la Sala Universo, donde podéis descubrir la evolución del cosmos desde el Big Bang hasta la actualidad. También está el Bosque Inundado, donde encontraréis una reproducción de la selva tropical y podréis descubrir algunas de las especies que allí habitan, como los caimanes o las boas.

12. Els Roures Parc, en Seva

Roures Parc Seva Barcelona Catalunya

Si buscáis un espacio alejado de la ciudad donde pasárselo bien en la provincia de Barcelona, Els Roures Parc es perfecto. Se trata de un recinto al aire libre, en un entorno natural, donde encontraréis diferentes atracciones. Una de sus áreas más populares es la zona acuática que cuenta con tres piscinas: una pequeña, una mediana y una grande, donde los niños podrán chapotear a su antojo. Sin embargo, también hay un minigolf con 18 hoyos donde podéis divertíos en un partido familiar y un parque de atracciones que cuenta con muchísimos entretenimientos. Desde piscina de bolas y tiovivo hasta casas en los árboles e inflable, hay diversos espacios para que los peques se lo pasen bien mientras los adultos disfrutan de un tentempié.

13. El Delta de l’Ebre, en Tarragona

El Delta de l'Ebre, en Tarragona, Catalunya

El Delta de l’Ebre está considerado uno de los humedales más importantes de España, lo que lo convierte en un sitio de obligada visita. En ese extenso litoral compuesto por grandes estanques podéis encontrar los mayores arrozales de la zona, una excelente oportunidad para que los niños descubran los secretos del cultivo del arroz y se familiaricen con las tradiciones agrícolas de la región. Con un poco de suerte también podrán observar algunas de las más de 400 especies ornitológicas que allí habitan y descubrir un poco más sobre las colonias de aves marinas. Y, como colofón, podréis participar en algunas de las actividades interactivas que organizan en el museo de la localidad.

14. Fuente Mágica de Montjuic, en Barcelona

Fuente Mágica de Montjuic, en Barcelona, Catalunya

Un sitio que no debéis dejar de visitar con los niños si estáis por Barcelona es la Fuente Mágica de Montjuic. Situada en la plaza de Carles Buïgas, en el distrito de Sants-Montjuïc, encontraréis esta imponente fuente que cada tarde-noche ofrece un maravilloso espectáculo con más de 7.000 millones de combinaciones posibles de agua y luz que son una auténtica coreografía acuática. De la fuente brotan unos 2.600 litros de agua cada segundo distribuidos en tres estanques concéntricos que son toda una proeza de la hidráulica. Eso sí, si no queréis perderos ningún detalle, tendréis que llegar temprano porque la zona suele estar siempre abarrotada de turistas y locales, aunque si no encontráis sitio, podéis disfrutar del espectáculo desde la última planta de la antigua plaza de toros, hoy convertida en un centro comercial, que se encuentra a solo unos pasos de la fuente.

15. Castillo de Tossa de Mar, en Girona

Castillo de Tossa de Mar, en Girona, Cataluña

Ubicado en la localidad de Tossa de Mar, el castillo forma parte de un recinto amurallado que en 1931 fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional. Se trata de la única población medieval fortificada que aún se mantiene en pie en la costa catalana, un destino que no podéis dejar de visitar con los niños. El recinto de unos 300 metros fue construido entre los siglos XII y XIV como defensa de la piratería y, aunque han pasado muchas noches desde entonces, aún conserva la imponente majestuosidad de sus edificaciones que podéis descubrir mientras recorréis sus calles empedradas. Desde lo alto del castillo también podéis disfrutar de unas vistas preciosas del pueblo y la bahía y, ya que estáis, aprovechad la oportunidad para daros un chapuzón en la playa a los pies del castillo y descubrir los otros secretos que esconde esta localidad.

16. Park Güell, en Barcelona

Parque Güell, en Barcelona, Cataluña

El Park Güell es otros de los íconos de la ciudad de Barcelona que no podéis dejar de visitar con los niños. Ideado por Antonio Gaudí, hace más de 90 años, es un espacio original lleno de colores brillantes y formas arquitectónicas inusuales que se completan con el entorno natural en el que se erigen. Uno de los espacios de obligada visita es el Pórtico de la Lavandera, un impresionante corredor de columnas inclinadas con forma de olas que representa un auténtico desafío a la gravedad. Dedicad también un tiempo a conocer la Sala Hipóstila y la Escalinata del Dragón que a los niños seguramente les encantará. Aunque si no queréis pasaros nada por alto, también podéis apostar por las visitas organizadas que ofrece el parque.

17. Aquabrava, en Roses

Aquabrava, en Roses, Cataluña

Si buscáis un plan divertido que os permita refrescaros de las altas temperaturas del verano, Aquabrava es una alternativa perfecta. Se trata de un parque acuático con la piscina de olas más grande de Europa, vertiginosos toboganes, inacabables descensos y ríos bravos que pondrán a prueba vuestras habilidades. Uno de los espacios que no podéis dejar de visitar es Octospeed, un impresionante tobogán multipista donde podéis competir para ver quién llega primero al agua, pero también hay otros toboganes donde podéis vivir una experiencia única como Colorado y Mississipi. Sin embargo, las zonas que seguramente más les gusten a los niños sea Pirate Island, una atracción ambientada en el mundo de los piratas que incluye mini toboganes, barco pirata y hasta una piscina de olas, y Tropical Island, una laguna con chorros de agua, torres, puentes, cubo gigante de agua y juegos de escalada.

18. Valle de Núria, en Girona

Valle de Núria, en Queralbs, Girona, Cataluña

A 2000 metros sobre el nivel del mar encontraréis este remanso de paz natural donde disfrutar de una experiencia única en familia. Se trata de un valle pirenaico al que podéis acceder a través de un tren lanzadera o siguiendo algunas de las rutas que se adentran en la zona. De hecho, el parque es un espacio ideal para emprender rutas de senderismo que zigzaguean entre la naturaleza y en las que los niños tendrán la oportunidad de descubrir la flora y fauna autóctona de la región. Sin embargo, uno de los sitios que no podéis saltaros es el lago, donde organizan paseos en barca o canoa y desde donde se pueden contemplar unas vistas espectaculares del valle. Junto al lago se encuentra además el Santuario de la Virgen de Núria, uno de los más importantes del país y sitio de peregrinación.

19. Lago de Banyoles, en Girona

Lago de Banyoles, en Girona, Cataluña

Se trata del lago más grande de Cataluña, un sitio de obligada visita si estáis con los niños por esta zona. El lago está considerado además el conjunto cárstico más extenso de España, lo que le otorga un notable valor medioambiental, aunque en realidad es su impresionante belleza y las preciosas vistas del entorno lo que lo convierte en un plan único para visitar en familia. El sitio es perfecto para nadar o pasear en barca ya que, a pesar de ser un espacio protegido, cuenta con algunas zonas de baño donde podéis daros un chapuzón. Si lo preferís también podéis emprender una ruta por el lago para descubrir rincones como el bosque de Can Morgat, las lagunas de Nou y del Vilar, los parques de la Draga y de Coromina o la iglesia románica de Santa María de Porqueres.

20. El Parc de l’Agulla, en Manresa

El Parc de l'Agulla, en Manresa, Cataluña

El Parc de l’Agulla es el plan perfecto para refrescarse de las altas temperaturas y disfrutar de actividades familiares en plena naturaleza. Ubicado en la ciudad de Manresa, es el parque más grande de la comarca del Bages, un espacio de una belleza única donde tendréis la oportunidad de disfrutar de las vistas de fondo de la montaña de Montserrat. Rodeando el parque los niños podrán descubrir algunos de los más de 600 árboles de 20 especies diferentes que habitan en la zona y con un poco de suerte, encontrarse con algunos de los reptiles y pequeños animales que allí viven. Sin embargo, probablemente uno de sus espacios preferidos sea la zona de juego infantil y el área deportiva donde podrán divertirse y/o practicar su deporte favorito. Por supuesto, también cuenta con una amplia zona de césped y un merendero para que disfrutéis de un picnic.

21. Camino de Ronda de Sant Feliu de Guíxols a Sant Pol

Camino de Ronda de Sant Feliu de Guíxols a Sant Pol (Cataluña)

Esta ruta de unos 5 kilómetros de ida y vuelta es ideal para descubrir las calas vírgenes y los preciosos paisajes de Sant Feliu de Guíxols con los más pequeños de casa. De hecho, es la única alternativa debido a que a este escarpado litoral no se puede acceder en coche. Partiendo de Sant Feliu de Guíxols encontraréis la Cala Molí, una pequeña cala de rocas ideal para la práctica de snorkel, antes de adentraros en el Paratge de la Volta de l’Ametller, un camino forestal donde habitan encinas y pinos. A lo largo del camino os aguardan otras calas muy chulas como la Cala Maset, un espacio de unos 15 metros de arena fina cobijado por una abundante vegetación de pinos y encinas, la Cala des Cranc, la Cala dels Mussols y la Cala del Peix, donde también podéis daros un chapuzón. Sin embargo, la recompensa os espera a la llegada a la Platja de Sant Pol, una preciosa playa donde podéis disfrutar de un relajado día en familia.

22. Pueblo de Beget, en Girona

Pueblo de Beget, en Girona, Catalunya

Considerado como uno de los pueblos más bonitos de Cataluña, es un plan perfecto para descubrir los rincones más desconocidos de esta comunidad con los más pequeños de casa. Se trata de un pueblo medieval situado entre la Alta Garrotxa y los primeros desniveles de los Pirineos, donde podéis emprender un viaje en el tiempo a la Edad Media. Sin duda, su principal atractivo es su centro histórico, donde no podéis perderos la iglesia románica de San Cristóbal con la Majestad del retablo del altar mayor y la torre del Reloj. Sin embargo, también atesora preciosos puentes románicos que datan del siglo XIV y donde parece detenerse el tiempo. Para completar la ruta, también podéis ir hasta las pozas de Beget, muy cerca del pueblo.

23. Ruïnes d’Empúries, en L’Escala

Ruïnes d'Empúries, en L'Escala, Girona, Catalunya

Otro plan muy interesante para los amantes de la historia consiste en visitar las Ruïnes d’Empúries, la antigua puerta de entrada de la cultura griega y romana a la península ibérica. Se trata de un yacimiento arqueológico al aire libre donde se conservan los restos de una ciudad griega, el enclave colonial de Emporion, y de la antigua ciudad romana de Emporiae, creada a inicios del siglo I a.C. sobre las estructuras de un campamento militar romano. Allí, los niños podrán disfrutar en primera persona de los mosaicos de las viejas casas señoriales, la escultura de Asclepio o el imponente foro romano. También podéis sumaros a las diferentes visitas teatralizadas que organizan durante el verano para las familias o apostar por las visitas guiadas que tienen disponibles durante todo el año.

24. Jardí Botànic Marimurtra, en Blanes

Jardí Botànic Marimurtra, en Blanes, Girona, Catalunya

Considerado el mejor jardín botánico mediterráneo de Europa, este jardín situado en el municipio de Blanes es un destino ideal para visitar en familia. Ubicado en la montaña, sobre un acantilado, encontraréis este jardín con unas vistas impresionantes sobre el mar Mediterráneo. Sin embargo, su mayor atractivo son las diferentes colecciones de plantas que atesora en sus más de 5 hectáreas: el jardín alberga unas 4000 especies vegetales, algunas provenientes de otras partes del mundo. Este espacio natural también dispone de un herbario y un invernadero, así como de campos de experimentación diseñados para la investigación.

25. Parc Turó de Can Mates, en Sant Cugat del Vallès

Parc Turó de Can Mates, en Sant Cugat del Vallès, Barcelona, Cataluña

Si estáis cerca de Sant Cugat del Vallés, no podéis dejar de visitar el Parc Turó de Can Mates, un extenso parque donde disfrutar de un plan diferente en familia. Sin duda, una de las zonas que no podéis perderos es el área de juego infantil donde los niños podrán deslizarse por los toboganes, trepar por cuerdas y poner a prueba sus habilidades en el circuito de equilibrio. El parque también dispone de una zona para la práctica deportiva, así como de una gran extensión verde donde podéis disfrutar de un paseo u organizar un picnic familiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver información legal y reglas de comentarios