Los 10 mejores poemas de Gloria Fuertes para niños

Gloria Fuertes siempre escribía sus versos desde el cariño más profundo

gloria fuertes poemas

Si no conoces a Gloria Fuertes ha llegado el momento de que conozcas sus poemas para niños porque no tienen desperdicio. A los niños les encanta y les adentra en el fantástico mundo de la poesía. Es una poesía fresca y rápida que gusta mucho y por eso a día de hoy siguen leyéndose y recitándose con cariño a pesar de que la autora madrileña falleció en 1998.

10 poemas de Gloria Fuertes para niños

No te pierdas estos 10 poemas de Gloria Fuertes para niños, porque lo pasaréis muy bien leyéndolos y disfrutando de sus rimas. Ellos estarán cautivados, algo esencial para favorecer la atención. Puedes usarlos también para trabajar la memoria con los más pequeños de la casa mientras se divierten. Aumentarán su vocabulario y su imaginación comenzará a trabajar casi sin que se den cuenta. ¡Atreveros a memorizar alguna de sus estrofas!

1. Parejas

Este divertido poema a los niños les encanta. Parece un trabalenguas y para aprenderlo hay que prestar mucha atención, ¡no pierdas detalle!

Cada abeja con su pareja.
Cada pato con su pata.

Cada loco con su tema.
Cada tomo con su tapa.

Cada tipo con su tipa.
Cada pito con su flauta.

Cada foco con su foca.
Cada plato con su taza.

Cada río con su ría.
Cada gato con su gata.

Cada lluvia con su nube.

Cada nube con su agua.
Cada niño con su niña.

Cada piñón con su piña.
Cada noche con su alba.

2. El cocinero distraído

Este poema es divertido y Gloria Fuertes se ganó a los niños de la forma más entretenida. Es una forma de decir a los niños que hay que prestar atención a las cosas para que salgan bien. ¡Hay que estar concentrado en lo que se está haciendo! Y sino, que se lo digan al cocinero Fernando…

El cocinero Fernando,
pasaba el día pensando
-sin pensar en lo que hacía-
se le olvida echar la sal,
nunca pela las patatas
y le sale el guiso mal.

La paella sin arroz.

(¡Qué atroz!)
Lo peor fue el otro día…
encerrado en la cocina,
peló viva a una gallina
y en el horno la metió…

(Pasó un rato…)

Y la gallina gritó temblando:
– Fernando, Fernando,
o enciendes el horno
o me pones las plumas.

¡Que me estoy helando!

3. Doña Pitu Piturra

Te vamos a mostrar este divertido poema de Gloria Fuertes. Rima tan bien y es tan fácil de memorizar que a los niños les encanta. Cada uno de sus versos tiene una gran armonía difícil de igualar.

Doña Pito Piturra tiene unos guantes;
Doña Pito Piturra, muy elegantes.

Doña Pito Piturra tiene un sombrero;
Doña Pito Piturra, con un plumero.

Dona Pito Piturra tiene un zapato;
Doña Pito Piturra, le vino ancho.

Dona Pito Piturra tiene unos guantes;
Doña Pito Piturra, le están muy grandes.

Doña Pito Piturra tiene unos guantes;
Doña Pito Piturra, Lo he dicho antes.

4. En mi cara redondita

En “En mi cara redondita” encontramos una poesía ideal para los niños más pequeños para identificar las partes de la cara. No pierdas detalle porque es corta, fácil de memorizar y en pocos minutos, ¡no te la sacarás de tu cabeza!

En mi cara redondita
tengo ojos y nariz,
y también una boquita
para hablar y para reír.

Con mis ojos veo todo,
con la nariz hago achís,
con mi boca como como
palomitas de maíz.

5. Cómo se dibuja un niño

Esta poesía enseña a los niños gracias a sus versos a dibujar a un niño para que después de recitar el poema se animen a coger papel y lápiz y comiencen a dibujar potenciando así su imaginación y creatividad.

Para dibujar un niño hay que hacerlo con cariño.

Pintarle mucho flequillo,
que esté comiendo un barquillo;
muchas pecas en la cara,
que se note que es un pillo;
– pillo rima con flequillo y quiere decir travieso -.

Continuemos el dibujo: redonda cara de queso.

Como es un niño de moda, bebe jarabe con soda.

Lleva pantalón vaquero con un hermoso agujero;
camiseta americana y una gorrita de pana.

Las botas de futbolista – porque chutando es artista -.

Se ríe continuamente, porque es muy inteligente.

Debajo del brazo un cuento, por eso está tan contento.

Para dibujar un niño hay que hacerlo con cariño.

gloria fuertes poemas cortos para niños para imprimir

6. Don pato y Don Pito

A los niños les suele gustar mucho los animales, y en concreto los patos. Por eso, este poema es divertido, fácil de memorizar y gracias a estos patos tan graciosos, los niños mejorarán la pronunciación de la letra “p”. Por supuesto y como con cualquier otro poema, también mejorarán su comprensión lectora. Y por si fuese poco, enseña que no merece la pena regañar con los demás.

Don Pato y don Pito
dan un paseíto.

-¡Qué suerte, don Pito,
me encontré este güito!

Y los dos le quiere
y los dos se hieren.

Y todos se extrañan
de ver que regañan.

Y mientras se zumban,
bailando la rumba…

Viene el dueño, otro patito,
y éste se lleva su güito.

¡No discutid, muchachitos,
no discutid por un güito,
para que nunca os suceda,
lo que a don Pato y don Pito!

7. La historia de un perrito

Como ocurre con el poema de los patos y cualquier otro de animales, a los niños les encanta. En este caso habla sobre la historia de un perrito que conoce una familia gracias al amor de unos adorables niños… hasta que se cansaron de él, entonces, ¿qué pasó con el pobre perrito?

Regalaron a los niños
un cachorro de seis días.
El perrito casi no andaba ni veía.

Le criaron con biberón
y puré de salchichas,
pero no lo acariciaban,
le estrujaban,
le estrujaban. ¡qué paliza!

El perro a los niños
les alegraba, les hacía niñerías.
Los niños al perro
le hacían perrerías.

Creció el perro paso a paso,
y los niños ya no le hacían caso.

Cuando la familia
se fue de vacaciones,
le abandonaron en la carretera
entre unos camiones.

Y dijo el perro ladrando en voz alta
(que quien lo escuche se asombre)
-Me dan ganas de dejar de ser
el mejor amigo del hombre.

Pasó días sin beber nada,
sin comer algo.
El perro cambió de raza,
parecía un galgo.
Le recogió un viejo mendigo.
Le dijo: -Voy a ser tu amigo,
te cortaré el flequillo
y serás mi lazarillo.

El perro movió el rabo,
estiró el hocico,
movió la nariz,
por primera vez fue feliz.

8. La mosca y el mosquito

La autora nos dejó este bonito poema que tiene una rima divertida. Los niños enseguida prestarán atención para ver qué es lo que pasa en la historia de la mosca y el mosquito que se quieren casar.

– Soy una mosca,
me quiero casar
con un mosquito
que sepa volar.

– Soy un mosquito,
me quiero casar
con una mosca
que sepa bailar.

– Soy una mosca
que sabe bailar,
y el violín
también sé tocar.

– Ti-ri-ri-rí,
ti-ri-ri-rá;
con mis patitas
yo llevo el compás.

– Soy un mosquito,
ti-ti-ri-rí;
a nadie pico,
y vivo feliz.

9. Pobre burro

Este poema está dedicado a los burros por ser un animal tan noble y servicial. Desgraciadamente su nombre se utiliza como sinónimo despectivo para llamar a alguien “tonto”. Pero los burros no son tontos y son muy trabajadores, por eso, también se utiliza su nombre para hacer un símil de las personas trabajadoras. Es un poema bonito donde se hace reflexión de la importancia que tiene la educación en los niños. El burro es un animal maravilloso y por eso, le dedica estos versos tan bien hilados.

El burro nunca dejará de ser burro.
Porque el burro nunca va a la escuela.
El burro nunca llegará a ser caballo.
El burro nunca ganará carreras.

¿Qué culpa tiene el burro de ser burro?
En el pueblo del burro no hay escuela.
El burro se pasa la vida trabajando,
tirando de un carro,
sin pena ni gloria,
y los fines de semana
atado a la noria.

El burro no sabe leer,
pero tiene memoria.

El burro llega el último a la meta,
¡pero le cantan los poetas!
El burro duerme en cabaña de lona.

No llamar burro al burro,
llamarle “ayudante del hombre”
o llamarle persona.

10. La pata mete la pata

“La pata mete la pata” es un poema muy bonito y al mismo tiempo divertido para que los niños se acercan a los versos y vean la belleza que tiene cada uno de ellos. Estos versos con bonitas rimas les encanta a los niños puesto que cuenta cómo una pata mete la pata y cuál es su aventura para conseguir un nuevo amiguito.

La pata desplumada,
cua, cua, cua,
como es patosa,
cua, cua, cua,
ha metido la pata,
cua, cua, cua,
en una poza.

-¡Grua!, grua , ¡grua!
En la poza había un Cerdito
vivito y guarreando,
con el barro de la poza,
el cerdito jugando.

El cerdito le dijo:
– Saca la pata,
pata hermosa.

Y la pata patera
le dio una rosa.

Por la granja pasean
comiendo higos.

¡El cerdito y la pata
se han hecho amigos!

¿Te han gustado estos 10 poemas de Gloria Fuertes? No dudes en usar todos estos poemas tan cortos pero muy divertidos para que tus hijos puedan tener ese acercamiento a la poesía tan importante. Y por supuesto, hazles preguntas sobre cada poema que leáis para que de esta manera estén trabajando de forma amena la comprensión lectora.

Tus hijos mientras se divierten estarán memorizando unos versos muy bonitos de una autora que escribía con todo el cariño de su corazón para los más pequeños. Después de haber conocido los 10 mejores poemas de Gloria Fuertes para niños, ¡seguro que has cogido cariño a sus versos!

Si te has quedado con ganas de descubrir más sobre la obra de Gloria Fuertes, no te pierdas estas recomendaciones para que puedas escoger el que más te apetezca leer.

Última actualización el 2021-06-21 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados.

Bibliografía
  • Fuentes, G. (2004) Gloria Fuertes (Poesía Para Niños) Editorial: Susaeta
  • Fuentes, G., Cascante, J. (2020) El libro de Gloria Fuertes para niñas y niños. Editorial: Blackie Books
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios