Cómo hacer pompas de jabón para pasar un rato divertido con los niños

pompas de jabon

Las pompas de jabón son uno de los juegos preferidos de los más pequeños de casa. Ideales lo mismo para una tarde de domingo en casa que para añadir un toque de diversión a una fiesta de cumpleaños o a un bautizo, las pompas de jabón son un clásico que no pasa de moda ya que además de ser muy entretenidas son muy fáciles de preparar. Sí, las pompas de jabón pueden prepararse en casa. En Etapa Infantil te explicamos cómo hacerlo para conseguir unas pompas de jabón igual de divertidas que las que encuentras en cualquier juguetería.

La receta clásica de las pompas de jabón

Preparar pompas de jabón es muy sencillo, pero tiene truco. El secreto radica en las proporciones de agua y jabón que se utilice en la mezcla ya que de ello depende su resistencia y durabilidad. La receta clásica incluye tres partes de agua por una de jabón, en cuyo caso se recomienda utilizar gel de ducha, champú o jabón líquido lavavajillas. Si quieres conseguir una mezcla un poco más espesa, puedes combinar una medida de agua por media medida de jabón para un efecto más denso.

En cualquier caso, se recomienda dejar reposar la fórmula entre 10 y 12 horas para garantizar que se mezcle bien. De esta manera, consigues reducir las burbujas instantáneas que pueden afectar la creación de las pompas.

Así puedes preparar pompas de jabón más resistentes

¿Quieres añadir una mayor resistencia a tus pompas? Añade a la mezcla clásica una medida de glicerina que puedes encontrar en cualquier droguería donde vendan productos de limpieza. En su defecto puedes utilizar glicerina alimentaria o azúcar.

De hecho, si quieres unas pompas de jabón realmente resistentes, necesitarás entre 2 y 3 partes de agua, por una de jabón, otra de azúcar y 1 o 2 de glicerina. Una fórmula realmente densa de la que no pararán de salir pompas.

¿Cómo preparar pompas de jabón con efecto rebote?

¿Imaginas tener unas pompas que reboten sobre las superficies? Existe un truco muy sencillo para conseguir pompas más resistentes y flexibles, consiste en añadir gelatina a la mezcla. Para preparar esta fórmula necesitas disolver 4 cucharadas de gelatina en ¾ de taza de agua tibia. Luego, agrega 1/3 de taza de jabón y 1 cucharada de glicerina. Deja reposar la fórmula al menos 15 minutos para que los ingredientes se combinen bien y estará lista para usar.

Eso sí, ten en cuenta que a medida que la fórmula se enfríe perderá potencia, por lo que se recomienda mantenerla ligeramente tibia para conseguir pompas de jabón que reboten como pelotas por doquier.

5 juegos para experimentar con pompas de jabón

1. Pompas de jabón gigantes

Para hacer pompas de jabón gigantes necesitarás 2 pajitas y una cuerda fina de algodón, de unos 40 cm de largo. Primero, corta las pajitas en dos mitades e introduce la cuerda en su interior. Ata ambos extremos de la cuerda y tira hasta que el nudo quede en el interior de una pajita. Forma un rectángulo con las dos pajitas.

Con esto listo, coloca la fórmula de las pompas en una fuente de cocina e introduce el soporte en el líquido sujetándolo por las pajitas. Estira y espera unos segundos antes de levantarlo. Súbelo despacio, en posición vertical, asegurándote de mantener la cuerda tensa. Para llenar de aire la pompa, sujeta el soporte a la altura de la cintura y súbelo mientras juntas las manos. Una vez que aprendas la técnica será muy fácil enseñar a los niños cómo hacer sus propias pompas de jabón gigantes.

como hacer pompas de jabon

2. Competición de pompas

Organiza una competición de pompas en casa para ver quien hace la pompa más resistente. La idea consiste en hacer turnos en los que cada participante haga su pompa de jabón e intente que suba lo más posible. Las normas deben fijarse antes de comenzar el juego, de manera que todos los participantes tengan las mismas oportunidades. El jugador al que le explote una pompa pierde el turno y gana el que consiga hacer llegar su pompa lo más alto.

3. Esculturas de pompas de jabón

¿Imaginas crear tus propios diseños con pompas de jabón? Es más sencillo de lo que crees, solo necesitas diseñar tus propios soportes para dar la forma que quieres a las pompas. Para ello, utiliza un alambre y crea las formas que quieras, desde un triángulo, círculos concéntricos o un cuadrado, el límite es tu imaginación. Eso sí, recuerda dejar un trozo de alambre por el que puedas sostenerlo al introducir el molde de tu “escultura” en la fórmula. El soporte se llenará de películas de agua jabonosa, sopla y observa qué ocurre. Sin duda, se trata de un juego muy divertido que a los niños les encantará.

4. Tenis con pompas de jabón

Jugar al tenis con pompas de jabón es posible. Ya sea en el jardín, una terraza o el parque, marca un terreno de unos 3 metros de largo, con una línea central y dos en los extremos. Se forman dos equipos, en cada lado los participantes llevan consigo la fórmula de pompas de jabón y un soporte. Entonces, ¡comienza el partido! Los jugadores se turnan para soplar una pompa de jabón e intentar llevarla hacia el lado del adversario, una vez ahí, el adversario debe intentar devolverla. Pierde el equipo en cuyo lado explote la pompa de jabón.

5. Pompas gemelas

Un juego muy sencillo, pero que a los niños les encantará consiste en crear bombas de jabón idénticas. Para ello, necesitarás una pajita. Córtala por la mitad y haz 4 incisiones de 1 cm en ambas puntas de las pajitas. Sepáralas e introdúcelas en la fórmula de las pompas de jabón mientras soplas a la vez en ambas pajitas. Tapa con el dedo el orificio de las pajitas y las pompas se quedarán adheridas a la punta. Así, podrás comprobar si son iguales. ¿No lo son? Acerca ambas pajitas y coloca una pompa al lado de la otra para que se junten y se conviertan en ¡pompas gemelas!

Última actualización el 2022-10-02 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver información legal y reglas de comentarios