Se debe poner el matrimonio por delante de los hijos