¿Cómo prevenir la muerte súbita del lactante?

Conoce las causas de la muerte súbita del lactante y aprende a prevenirlo

Prevención muerte súbita del lactante

El síndrome de muerte súbita del lactante es la principal causa de muerte en los niños menores de un año. De hecho, la Asociación Española de Pediatría estima que uno de cada 1.000 pequeños muere repentinamente, una cifra que aumenta en países como el Reino Unido, donde cada año mueren unos 300 bebés de manera inesperada.

Las estadísticas indican que los bebés de menos de cuatro meses son los más vulnerables, de hecho, el 90% de los casos ocurren en lactantes que aún no han cumplido los seis meses. Ser prematuro y tener bajo peso al nacer también son otros factores que aumentan el riesgo de muerte súbita en el lactante, al igual que las alteraciones genéticas, las enfermedades cardiacas y los problemas respiratorios. También se ha encontrado que los varones tienen entre un 30 y un 50% más probabilidades de morir repentinamente que las niñas.

La mayor parte de las muertes tienen lugar entre la medianoche y las 9:00 de la mañana, mientras el bebé duerme, pero también puede ocurrir durante el día en un descuido de los padres o los cuidadores. De hecho, entre el 16 y el 20% de los casos ocurren en las guarderías durante la primera semana de adaptación del lactante. Asimismo, se conoce que durante los meses más fríos y húmedos aumentan los casos de muerte súbita por ahogamiento debido al exceso de prendas con las que se arropa al bebé para dormir.

Tres recomendaciones para prevenir la muerte súbita del bebé

La buena noticia es que, aunque existen factores que se escapan del control de los padres, puedes poner en práctica algunas medidas para reducir el riesgo de muerte súbita.

1. Ten cuidado si practicas el colecho

El colecho, o compartir la cama con el bebé, es una práctica cada vez más extendida entre los padres. De hecho, se trata de una alternativa muy eficaz para fortalecer el vínculo emocional con el pequeño, pero también es un factor de riesgo de muerte súbita por ahogamiento o aplastamiento. Un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres analizó unos 1.500 casos de muerte súbita del lactante y encontró que el 22,2% de los casos ocurrieron mientras los padres dormían con su hijo. Por tanto, si quieres reducir el riesgo de muerte súbita en tu bebé, será mejor que lo acuestes en la cuna, que puedes colocar al lado de tu cama.

síndrome de muerte súbita del lactante prevención

2. Controla su temperatura

Según el Departamento de Salud de Utah, los bebés que duermen en una habitación muy calurosa tienen un riesgo más elevado de ser víctimas del síndrome de muerte súbita del lactante. Lo que sucede es que los bebés son muy sensibles a los cambios del ambiente, por lo que cuando su temperatura corporal se eleva demasiado les cuesta respirar con normalidad. Por tanto, cuando llegue la hora de dormir, no le pongas a tu bebé demasiadas prendas y mantas, que también aumentan el riesgo de asfixia durante el sueño. También debes asegurarte de que la habitación esté bien ventilada y con una temperatura entre 18 ºC y 20 ºC, lo cual reduce el riesgo de muerte súbita en un 70%.

3. Intenta acostarlo boca arriba

¿Sabías que los bebés que duermen de costado tienen 6,5 más probabilidades de morir a causa de ahogamiento? Dormir boca abajo o de costado aumenta el riesgo de muerte súbita en los lactantes ya que estas posiciones obstruyen el flujo de aire haciendo que les resulte más difícil respirar. En cambio, cuando el bebé duerme boca arriba puede respirar con mayor facilidad, lo que reduce a la mitad el riesgo de muerte súbita, aunque esta posición también se ha relacionado con malformaciones craneofaciales. No obstante, recuerda que si tu bebé padece reflujo gastroesofágico no deberías acostarlo en esa posición.

Deja un comentario sobre “¿Cómo prevenir la muerte súbita del lactante?”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!