Los pronombres personales explicados para los niños

Qué son los pronombres personales, tipos y ejemplos

pronombres personales

Los pronombres personales son una parte importante de la oración ya que hacen referencia a los sujetos sin necesidad de nombrarlos. Su uso evita la redundancia en las frases sin renunciar a la coherencia en el discurso, por lo que son un elemento muy útil para la redacción que los niños deberían conocer. Dominar los pronombres personales y aprender a identificarlos no solo les ayudará a escribir sin tantas repeticiones sino también a comprender mejor los textos que los utilicen.

Para ayudarte en la labor de familiarizar a los niños con los pronombres personales, te explicamos qué son, cuál es su principal clasificación, qué funciones desempeñan y te ofrecemos algunos ejemplos que pueden serles de utilidad a los niños para entenderlos.

¿Qué son exactamente los pronombres personales?

Los pronombres personales son un recurso gramatical que permite designar a los participantes de un discurso, ya sean personas, animales u objetos. Su principal función consiste en referirse a estos elementos sin necesidad de nombrarlos, designando a una persona gramatical, su número y en ocasiones su género.

Vale destacar que por sí solos, los pronombres personales no tienen un significado específico, sino que varía dependiendo de la situación y el contexto. La elección de un tipo u otro de pronombre está determinada por la función que desempeña en la oración el elemento que sustituye.

Los tipos principales de pronombres personales

Los pronombres personales se clasifican principalmente en dos categorías: los pronombres personales tónicos y átonos.

1. Pronombres personales tónicos

Los pronombres personales tónicos son aquellos que cuentan con un acento prosódico, es decir que se pronuncian con más énfasis independientemente de que lleven o no tilde. Por lo general, las formas tónicas pueden desempeñar la función de sujeto, atributo o término de preposición y pueden aparecer en distintas partes de la oración, ya sea aislados, sin verbo o detrás de una proposición.

Este tipo de pronombre personal tienen variación del género y debe concordar siempre en género y número con el verbo. A excepción de la tercera persona del singular, “ello”, que se considera un pronombre neutro.

2. Pronombres personales átonos

Los pronombres personales átonos no cuentan con acento prosódico, es decir, no se pronuncian con mayor énfasis. Por lo general, van acompañados de una forma verbal, ya sea antes del verbo en el caso de los pronombres clíticos o después del verbo en el caso de los pronombres proclíticos.

Usualmente cuando aparecen detrás del verbo, se unen a él para formar una única palabra como en el caso de “escúchame” o “pregúntaselo”. Suelen funcionar como complemento verbal no preposicional o ser parte de los verbos pronominales.

Atendiendo a la persona gramatical, los pronombres personales pueden clasificarse en: pronombres de la primera persona, pronombres de la segunda persona y pronombres de la tercera persona.

1. Pronombres de la primera persona

Hace referencia a una única persona o grupo. Los pronombres que forman parte de esta categoría son: “yo”, “me”, “mi”, “conmigo” en el singular y “nosotros”, “nos” y “nosotras” en el plural.

2. Pronombres de la segunda persona

Hace referencia al interlocutor. Los pronombres que se incluyen en esta categoría son: “tú”, “usted”, “te”, “ti”, “contigo”, “vos” en el singular y “vosotros”, “ustedes”, “vosotras” y “os” en el plural.

3. Pronombres de la tercera persona

Hace referencia a una tercera persona, diferente al hablante y el interlocutor. Dentro de esta categoría se incluyen los pronombres: “él”, “lo”, “le”, “se”, “sí”, “consigo”, “ello”, “lo”, “ella”, “la”, en el caso del singular y “ellos”, “ellas”, “los”, “las”, “les”, “se”, “sí” y “consigo” en el plural.

pronombres personales ejemplos

Las funciones sintácticas de los pronombres personales

Al sustituir a un sustantivo o grupo nominal, los pronombres personales pueden cumplir diferentes funciones dentro de una oración, las cuales suelen coincidir con las del elemento que sustituyen.

1. Sujeto

Cuando los pronombres personales cumplen la función de sujeto de una oración hacen referencia al autor de la acción del verbo. También pueden cumplir la función de atributo junto a un verbo copulativo. En estos casos, el pronombre personal concuerda en número y persona con el verbo y, por norma general se omite ya que la forma conjugada del verbo es suficiente para indicar de qué persona se trata, como por ejemplo en la oración “Yo puedo ir mañana a la fiesta” se omite el pronombre “yo”, “Puedo ir mañana a la fiesta”.

Dentro de los pronombres sujetos se incluyen: “yo”, “tú”, “vos”, “él”, “ella”, “usted”, “nosotros”, “nosotras”, “vosotros”, “vosotras”, “ellos”, “ellas” y “ustedes”.

Algunos ejemplos son:

  • “Él ha ido a visitar a su madre.”
  • “Nosotras iremos mañana en la tarde.”
  • “Ellos buscan siempre la mejor opción.”

2. Complemento directo

Otra de las funciones que pueden desempeñar los pronombres personales es la de complemento directo, en cuyo caso complementan la acción del verbo. Obviamente, en estos casos, los pronombres personales se acompañan de un verbo y sustituyen a un sustantivo.

Dentro de los pronombres de complemento directo se incluyen: “te”, “lo”, “la”, “nos”, “os”, “los” y “las”. Algunos ejemplos de pronombres como complemento directo son:

  • “¿Lo has escuchado?”
  • “Nos tienen mucho cariño.”
  • “Las cambiarán cuando acabe la temporada de verano.”

3. Complemento indirecto

Los pronombres personales también pueden funcionar como complemento indirecto, designando al destinatario de la acción que describe el verbo. En estos casos, se acompañan de un verbo, de quien será el complemento indirecto.

Dentro de los pronombres que funcionan como complemento indirecto se incluyen: “me”, “te”, “le”, “nos”, “os” y “les”. En el caso de “le” y “les” se puede convertir en “se” para evitar cacofonías. He aquí algunos ejemplos de pronombres personales desempeñando la función de complemento indirecto:

  • “Me han tocado a la puerta esta mañana muy temprano.”
  • “Te voy a contar una historia.”
  • “Dile que no voy a ir mañana a la escuela.”

4. Uso preposicional

Otra de las funciones de los pronombres personales es la preposicional. En estos casos, se ubican detrás de una preposición. Vale destacar que en el caso de las preposiciones “entre” y “según” no se utilizan los pronombres preposicionales “mí” y “ti” sino los pronombres sujeto “yo” y “tú”, como por ejemplo “Entre tú y yo, no tengo ganas de ir al cole” o “Según tú, no debería ir al cole”.

Dentro de los pronombres preposicionales se encuentran: “mí”, “ti”, “vos”, “él”, “ella”, “usted”, “ello”, “sí”, “nosotros”, “nosotras”, “vosotros”, “vosotras”, “ellos”, “ellas” y “ustedes”. He aquí algunos ejemplos que pueden serte de utilidad:

  • “No os vayáis todavía.”
  • “El regalo es para ella.”
  • “Irán con vosotros al parque.”
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios