Razones por las que no hay que bañar a los bebés al nacer

¡No bañes a tu bebé recién nacido! Te explicamos por qué…

cuándo bañar recién nacido

Son muchas las madres que cuando nacen sus bebés enseguida piensan que deben bañarles diariamente para que estén sanos y limpios, ¡gran error! A los bebés no hay que bañarles cuando nacen. Primero porque no se mueven apenas y segundo, porque hay varios factores importantes que debes tener en cuenta y que te comentaremos a continuación, pero recuerda: ¡no bañes a tu bebé!

Quizá te sorprendas al leer esto pero es necesario que sepas que si bañas a tu bebé recién nacido, en realidad puede que le estés creando un problema de salud bastante importante. La realidad es que es mejor esperar por lo menos unos días para bañar a tu bebé.

Hay hospitales que bañan al bebé nada más nacer y otros que esperan horas para hacerlo. Pero nosotros nos referimos a cuando llegas a tu casa después del hospital. ¿Cuál es la frecuencia con la que debes bañar a tu bebé?

No hay que bañar a los bebés recién nacidos

Son muchos los profesionales que están de acuerdo en el hecho de que no hay que bañar a los recién nacidos. Existen abundantes ventajas sobre por qué no hay que hacerlo… y es que es mejor para ellos. De hecho, también hay hospitales que prefieren no bañarlos… y llegará un momento en que será algo generalizado.

A continuación vamos a comentarte por qué no hay que bañar a los bebés nada más nacer. Veamos lo más importante.

Mejoran las probabilidades de amamantar al bebé

Los bebés que son bañados después de las dos horas de nacimiento tienen menos probabilidades de que tengan una lactancia materna exitosa. Esto tiene sentido y es que el pequeño se guía por el olfato. Necesita de su olor y el de su madre para reconocer dónde está el pecho y comenzar a succionar de manera instintiva.

Si le bañan o le ponen jabones que eliminan estos olores naturales y tan necesarios, le dificultan el trabajo innato de buscar el pezón de mamá para comenzar a lactar.

Se mantiene mejor el vínculo con la madre

Siguiendo el punto anterior es necesario que el pequeño tenga el olfato y sepa reconocer su olor y el de su madre. Esto hará que el vínculo comience rápidamente entre madre e hijo. Además, si no se lo llevan para bañarlo tendrán más tiempo para estar unidos durante las primeras horas después del nacimiento, ¡esto es fundamental para la salud del bebé!

frecuencia baño recién nacido

No se le quita el vérnix caseosa

Cuando un bebé nace tiene una sustancia amarilla alrededor de todo su cuerpo. Algunos tienen más y otros menos, pero esta sustancia es importante y todos la tienen.

Es una sustancia que les protegía dentro del útero y que se conoce como vérnix caseosa. En la actualidad no se les quita esta sustancia porque les ayuda a regular la temperatura corporal y además, les aporta hidratación y elasticidad a su piel. Mantenerlo es muy necesario para después del nacimiento donde la piel tiende a resecarse e incluso a padecer dermatitis atópica.

Y en casa, ¿cuándo tienes que bañar a tu bebé?

Cuando ya estés en casa, tendrás que bañar a tu bebé, ¡por supuesto! Pero no es necesario que lo hagas todos los días. Un bebé apenas se ensucia, ni suda… por lo que puedes bañarle cada tres o cuatro días sin problema alguno.

Es importante que el momento del baño lo conviertas en una actividad especial, de relajación para ambos. Ten todo lo que necesitas a mano, incluyendo una bañera adaptada para bebés recién nacidos y también, productos que sean aptos para su delicada piel y su delicado cuero cabelludo. ¡Y no te olvides que la toalla deberá ser muy suave para que la piel de tu bebé no se irrite!

Bibliografía

Duperti, L. (2018) Cuidados del bebé recién nacido: Guía para principiantes. Editorial: Lali Duperti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios