Alimentación

Deliciosas recetas caseras de crepes para los niños

Receta Crepes
Jennifer Delgado

Jennifer DelgadoEducadora, psicóloga y psicopedagoga

Las crepes son una de las recetas favoritas de los más pequeños de casa. No sólo son deliciosas sino también versátiles ya que son un plato ideal lo mismo para desayunar que para merendar o incluso, pueden comerse como entrante en una cena ya que se degustan tanto en versión dulce como salada. Además, son muy sencillas de preparar, lo que las convierte en una opción rápida para disfrutar de una comida diferente en familia. En Etapa Infantil te explicamos los orígenes de este plato y te facilitamos algunas recetas deliciosas para prepararlo en casa.

¿Cuál es el origen de las crepes?

A pesar de que hoy son conocidas en prácticamente todo el mundo, las crepes son un plato originario de Francia. Del francés “crêpe”, se trata de una receta que se remonta al siglo XIII, a la época del Imperio Romano, específicamente en la región de Bretaña donde surgió como un plato “básico” para utilizar el trigo sarraceno que crecía en el clima bretón. De hecho, las primeras crepes se elaboraban en realidad con trigo sarraceno hasta que, un poco más tarde, se cambió este ingrediente por el trigo común al extenderse a otras partes de Francia y el resto de Europa.

Sin embargo, a pesar de ser originaria de Francia, esta masa fina con forma redonda que se prepara con harina de trigo, leche, huevos, mantequilla y sal también tiene una larga historia en otros países de la región gracias a la herencia del Imperio Romano. Es una receta común en Europa Central a la que se le conoce como palačinka en la República Checa y Croacia, como palachinka en Bulgaria o palacsinta en Hungría. También es típica de la mayoría de las regiones alemanas, donde se le conoce como pfannkuchen y, por supuesto, en España, donde se le conoce como filloas en Galicia, fayuelos en Asturias y frisuelos en Cantabria.

crepes receta facil

¿Cómo preparar la masa básica de las crepes?

Si bien las crepes son muy versátiles ya que pueden acompañarse con prácticamente todo tipo de alimentos, la masa para preparar esta especie de tortilla de harina es común a todas las preparaciones. Si se trata de una receta dulce, es posible aromatizar la masa con un toque de vainilla o un poco de azúcar mientras que en el caso de las crepes saladas se puede añadir a la masa un toque herbal con especias para acentuar su sabor. En cualquier caso, te explicamos cómo preparar una masa básica de crepes para que luego puedas dejar volar tu imaginación creando deliciosas recetas para compartir con los niños en casa.

Ingredientes:

  • 250 g de harina de trigo
  • Media cucharadita de sal
  • 4 huevos
  • 400 ml de leche entera
  • 40 g de mantequilla
  • 1 cucharada de azúcar y un toque de vainilla (opcional en el caso de las crepes dulces)
  • Un toque de hierbas provenzales o perejil (opcional en el caso de las crepes saladas)

Preparación: 

  1. Vierte 250 g de harina de trigo en un bol amplio y añade media cucharadita de sal.
  2. Haz un agujero en el centro de la harina y añade 4 huevos. A continuación, mezcla bien todo hasta conseguir una masa homogénea.
  3. Vierte 400 ml de leche entera poco a poco para que la mezcla de harina y huevos vaya absorbiendo la leche lentamente y no se formen grumos.
  4. Ahora añade 20 g de mantequilla fundida e incorpórala bien en la masa. Para ello, utiliza unas varillas manuales, aunque si lo prefieres también puedes usar un robot de cocina. Reserva los 20 g restantes para engrasar la sartén.
  5. Para asegurarte de que queda una masa fina y sin grumos, pasa la masa por un colador y después, deja que repose durante media hora en la nevera para que gane en consistencia.
  6. En tanto, funde la mantequilla sobre la crepera o, en su defecto, una sartén plana y antiadherente. La mantequilla no solo sirve para evitar que las crepes se peguen sino que además hace que queden doradas y ligeramente crujientes.
  7. Una vez caliente la crepera, vierte un cazo con la masa de las crepes y extiéndela por toda la superficie con movimientos circulares hasta cubrir todo el recipiente.
  8. Cocina cada crepe primero por un lado. Sabrás que está bien hecha cuando veas que los bordes se empiezan a desprender de la crepera.
  9. Entonces, da la vuelta a la crepe y cocínala por el otro lado. Si no te gustan muy doradas, puedes retirarlas justo cuando se empiezan a desprender.
  10. Sirve las crepes recién hechas con el relleno dulce o salado que más te guste.

3 ideas originales y deliciosas para acompañar unas crepes

1. Crepes de mascarpone y frambuesa

Receta Crepes de mascarpone y frambuesa

Ingredientes:

  • Frambuesas liofilizadas o naturales
  • Sirope de fresa o de frambuesa
  • Una cucharada de miel
  • Crema de coco (o yogurt de coco)
  • Queso mascarpone

Preparación:

  1. Bate la crema o yogurt de coco con el mascarpone, asegurándote de introducir aire en la mezcla.
  2. Tritura las frambuesas liofilizadas o naturales y mezcla con la crema anterior.
  3. Añade la cucharada de miel.
  4. Mezcla bien para que se fundan todos los ingredientes.
  5. Añade una o dos cucharadas de la crema a cada crepe y decora con un chorrito de sirope y ¡voilá!

2. Crepes saladas de setas, jamón y bechamel

Receta Crepes saladas de setas, jamón y bechamel

Ingredientes:

  • Setas surtidas
  • Jamón serrano en taquitos
  • Salsa bechamel

Preparación:

  1. Vierte un poco de aceite en una sartén.
  2. Cuando el aceite empiece a calentarse, saltea las setas cortadas en trozos pequeños.
  3. Añade el jamón picado.
  4. Por último, vierte la salsa bechamel y mezcla bien.
  5. Vierte dos o tres cucharadas en cada crepe y ¡está listo para comer!

3. Crepes de plátano y mermelada de albaricoque

Receta Crepes de plátano y mermelada de albaricoque

Ingredientes:

  • Plátano
  • Mermelada de albaricoque

Preparación: 

  1. Corta el plátano en rodajas.
  2. Saltea el plátano en una sartén con una cucharadita de mantequilla. Asegúrate de no dejarlos demasiado tiempo para que no se deshagan.
  3. Cuando comienzan a deshacerse, añade dos o tres cucharadas de mermelada.
  4. Saltea hasta que se fundan los sabores.
  5. Vierte un poco de la mezcla en una crepe y ¡estará listo para degustar!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *