Síndrome de la madre ausente

Descubre cómo evitar ser una madre ausente

Madre ausente

Ser madre es una de las tareas más complicadas del mundo. No existe ningún manual que enseñe a no cometer errores, por lo que hay que improvisar a lo largo del camino. Sin embargo, a veces a pesar de los esfuerzos, los hijos pueden percibir que la madre no satisface todas sus necesidades, sobre todo desde el punto de vista afectivo. A esta condición se le denomina “síndrome de la madre ausente”.

A medida que crecemos nos vamos formando un concepto de la madre “ideal”. No obstante, algunas madres pueden distar mucho de ese modelo, pueden ser más frías o distantes, por lo que el niño o adolescente, y más tarde el adulto, puede percibir que su madre es inaccesible o negativa ya que en la relación que establecen sus necesidades emocionales no son satisfechas.

El complejo y delicado equilibrio entre dar y recibir

Todos los niños tienen un radar de autenticidad enorme y saben cuándo un padre/madre realmente está o no está. Aceptan nuestras mentiras por lealtad. Los niños son absolutamente leales a sus padres, son capaces de renunciar a sus necesidades, olvidándose de sí mismos, con tal de sentir que pertenecen al mundo”, dijo André Stern.

El síndrome de la madre ausente puede estar provocado por un progenitor que, a pesar de estar ahí, no está realmente presente por lo que no es capaz de captar ni satisfacer las necesidades emocionales del niño. Estos progenitores no ponen en práctica una crianza sensible, ya sea porque no se percatan de las demandas de sus hijos o porque no saben satisfacerlas adecuadamente.

Vale aclarar que no siempre es “culpa” de los progenitores. Hay niños extremadamente sensibles, denominados “niños orquídea”, que son muy susceptibles al estilo educativo de los padres. Estos niños pueden llegar a ser muy demandantes desde el punto de vista afectivo y a los padres les resulta difícil satisfacer sus necesidades.

De hecho, no podemos olvidar que en toda la relación existe un equilibrio entre el dar y recibir, un equilibrio que es muy delicado y que no siempre es fácil conseguir y mantener. A veces los padres pueden brindar “alimento emocional” pero los niños pueden percibir que no es suficiente.

Síndrome madre ausente

¿Cómo se siente este niño?

Cuando el niño sufre el síndrome de la madre ausente se siente rechazado. En sentido general, los niños no cuentan con los recursos cognitivos para reflexionar sobre la situación, por lo que sacan conclusiones basándose en sus experiencias, emociones y sensaciones. Por eso, tener una madre ausente genera una vivencia de rechazo constante.

Esa sensación de rechazo hará que el pequeño se sienta defraudado, enfadado y solo, además de impedirle crear un apego seguro. De esta manera se pueden desencadenar dos reacciones:

  • El niño se encierra, lo cual significa que el pequeño tendrá una baja autoestima y se creará una imagen negativa de sí mismo. Es probable que se convierta en una persona dependiente de la aprobación de los demás, que busca constantemente el afecto y el reconocimiento, que le teme al rechazo y que, en el fondo, cree que no es digna de ser amada.
  • El niño se vuelca hacia afuera, casi siempre mostrando comportamientos arrogantes y agresivos que no son más que una máscara para ocultar su miedo y dolor. En estos casos los niños y adolescentes se vuelven problemáticos y aumentan las probabilidades de que cometan actos delictivos o abusen de sustancias.

¿Cómo no ser una madre ausente?

  • Disponibilidad continua, lo cual no significa estar a sus órdenes en todo momento sino hacerle saber que le apoyarás cada vez que lo necesite, que aunque en ciertos momentos estés ocupada, puede contar contigo.
  • Aceptación incondicional, que no significa dejarle hacer lo que le plazca sino hacerle entender que a pesar de sus errores o malos comportamientos, le quieres. La aceptación incondicional es no supeditar el amor al buen o mal comportamiento.
  • Atención y amor, que se expresa manteniéndote atenta a sus necesidades emocionales e intentando satisfacerlas de la mejor forma posible.

Deja un comentario sobre “Síndrome de la madre ausente”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios