Los síntomas del Trastorno del Espectro Autista (TEA)

Aprender a identificar a un niño con TEA

TEA síntomas

El trastorno del espectro autista, más conocido por sus siglas TEA, es una alteración que comienza muy temprano en la infancia y que se caracteriza por afectar las habilidades comunicativas, la esfera de intereses y actividades y el comportamiento. Solo en España, según datos del Ministerio de Sanidad, existen alrededor de 350.000 personas diagnosticadas con el trastorno. De hecho, se estima que uno de cada 150 niños que nace padece la alteración, lo que explica por qué se han duplicado los diagnósticos de autismo en la última década.

Al contrario de la creencia popular, el trastorno del espectro autista no es una alteración homogénea sino que sus síntomas varían de un niño a otro. Según la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales publicada recientemente por la Asociación Americana de Psiquiatría existen tres niveles básicos de funcionamiento del trastorno del espectro autista: grado uno o leve de autismo en el que el niño puede llevar una vida normal, grado 2 o moderado en el que el niño tiene dificultades para integrarse en su entorno y el grado 3 o grave en el que el pequeño presenta serios problemas para comunicarse y desarrollar su vida cotidiana.

No obstante, aunque en cada uno de estos niveles la intensidad y la expresión de los síntomas varían, la mayoría de los niños que sufren un trastorno del espectro autista muestran signos y comportamientos muy similares que pueden convertirse en una señal de alarma para sus padres.

¿Cómo identificar a un niño con autismo?

Déficit del lenguaje y la comunicación

Uno de los síntomas típicos del trastorno del espectro autista es la dificultad para expresarse de manera adecuada y comprender lo que los demás quieren decir. De hecho, la comunicación y el lenguaje son las esferas más afectadas en los niños con autismo, lo que conduce a que en muchas ocasiones sean incapaces de mantener una conversación. Cuando son pequeños pueden dar la impresión de que tienen problemas auditivos porque no suelen responder a los sonidos. También es usual que presenten:

  • Dificultad para entender preguntas y comprender historias simples o instrucciones con cierto grado de complejidad.
  • Retraso en el desarrollo del lenguaje, que a menudo se manifiesta con signos de ecolalia y un patrón anormal en la entonación, el ritmo y la velocidad del habla.
  • Uso repetitivo y estereotipado de palabras, sin darles un significado coherente. Algunos niños son capaces de completar las frases pero muchas veces estas carecen de sentido.
  • Problemas para jugar de manera espontánea, sobre todo cuando se trata de juegos de imitación. De hecho, muchos de estos niños prefieren los juegos manipulativos que les permiten repetir una y otra vez los mismos movimientos.
Síntomas TEA

Deterioro de las relaciones sociales

A menudo los niños con autismo tienen dificultades para relacionarse con las personas, un problema que puede ser leve, en cuyo caso mantienen una interacción social restringida, o más grave, lo que lo puede conducir al aislamiento. De hecho, esta suele ser una de las primeras señales que delatan la presencia del autismo, sobre todo si el niño rechaza desde pequeño a las personas que se le acercan. Además, es común que muestre:

  • Dificultades para compartir intereses, actividades o disfrutar con otras personas y sus coetáneos.
  • Torpeza o incapacidad para relacionarse con niños de su edad o con desconocidos.
  • Dificultad para comprender las intenciones de las otras personas y comportarse de manera asertiva y empática.
  • Incapacidad para ser recíproco con las muestras de afecto de quienes le rodean.
  • Problemas para establecer vínculos de forma no verbal ya que le resulta difícil mantener el contacto ocular y mostrar emociones a través de su expresión facial y postural.
  • Dificultad para iniciar o mantener una conversación adecuada con otras personas.

Patrón restringido de actividades e intereses

Los niños con autismo suelen tener una esfera de intereses muy limitada. Es poco usual que se motiven por las cosas que normalmente le atraen al resto de los niños y suelen ser reacios a participar en actividades que no formen parte de su rutina. De hecho, a la mayoría de estos pequeños les cuesta adaptarse a actividades nuevas ya que prefieren desarrollar siempre las mismas tareas. Además, suelen mostrar:

  • Preocupación excesiva por una u varias tareas estereotipadas y extrañas, como recopilar hojas de plantas o alinear objetos.
  • Movimientos estereotipados y repetitivos, como aletear, dar golpes con un dedo o balancearse, sobre todo cuando se sienten inseguros.
  • Interés inusual por determinados objetos o sus partes, sin que estos tengan un significado afectivo, o por movimientos específicos, como el girar de las aspas de un ventilador.
  • Una ritual que no tiene un objetivo funcional y racional pero que siguen de manera exacta.
  • Intolerancia extrema a los cambios en el entorno debido a la gran rigidez en sus rutinas cotidianas.

Un comentario sobre “Los síntomas del Trastorno del Espectro Autista (TEA)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!