Soluciones para las noches en que tus hijos NO quieren dormir

Soluciones hijos NO quieren dormir

Si tienes un hijo de más de tres años que le cuesta dormir por las noches, es posible que empieces a notar tu agotamiento y también la irritabilidad de tus hijos, puesto que si no descansa empezará a tener un comportamiento más negativo que si durmiese todo lo que necesita. Por este motivo, una vez que identifiques las causas por lo que tu hijo no duerme bien por las noches,  tendrás que encontrar la mejor solución.

Prueba estas estrategias para que los niños se acuesten más fácilmente por la noche y que les sea mucho más sencillo conciliar el sueño. Si ves que el problema persiste, entonces tendrás que acudir a tu pediatra o a un especialista del sueño para que evalúe lo que le ocurre a tu hijo.

Una buena rutina antes de ir a dormir

Es probable que ya sepas que darle un baño y leerle un cuento son excelentes maneras para que tu hijo empiece a tener un poco más de sueño, son rutinas que suelen ir muy bien a cualquier edad. Pero tienes que apagar el televisor y cualquier otro dispositivo electrónico al menos una hora antes de acostarse. Si tu hijo insiste en que no está cansado, pídele que lea en silencio en su habitación (o contigo si no sabe aún leer bien) o que escuche música tranquilizadora.

Las noches deben ser tranquilas y pacíficas

Es necesario apagar el televisor y cualquier aparato electrónico por lo menos una hora antes de ir a la cama. Las pantallas son estimulantes y pueden interferir con quedarse dormido. En cambio, puedes reproducir música suave y atenuar las luces para potenciar el sueño. Toda la familia se deberá poner el pijama a la misma hora y así todos entrarán en el modo de relajación a medida que se acerca la noche.

Tener horarios adecuados

Trata de mantener la hora de acostarse constante, incluso los fines de semana y durante el verano. Puede ser difícil acostar a los niños a las 9 pm cuando el sol no comienza a ponerse hasta después de esa hora, pero es una buena idea evitar que la hora de acostarse se desplace hacia las 10 u 11 de la noche, deben tener su horario de sueño bien regulado.

El dormitorio debe ser confortable

En el dormitorio de los niños no deberá haber ni televisión ni ordenador. Si no le gusta la oscuridad podéis escoger una luz tenue en forma de lamparilla. Si normalmente tu hijo hace la tarea en el escritorio de su habitación, intenta que use otra área, como la mesa de la cocina, como espacio de trabajo para la tarea, de modo que use su dormitorio solo para relajarse y dormir.

No cedas cuando no quiera dormir

Si tu hijo se levanta por tercera vez para beber agua o ir al cuarto de baño, puede que por agotamiento le dejes mantearse despierto o que se duerma en tu cama. Pero no es una buena solución, si tu hijo no aprende a estar tranquilo y a cómo quedarse dormido en la habitación solo hará que los problemas de sueño se vuelvan peores. Sé amable y mantén la calma, pero sé firme.

Haz que tu hijo vuelva a la cama cuando se cumplan todas sus necesidades y dile que debe permanecer allí. Enciende la luz de noche, deja la puerta abierta un poco, y dile que lo controlará cada pocos minutos, pero dile que debe quedarse en la cama.

Recuerda que no es buena idea que compares a tus hijos con otros niños de su edad que duermen mejor. Cada niño tiene sus propias necesidades.

Deja un comentario sobre “Soluciones para las noches en que tus hijos NO quieren dormir”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios