Tabla maya de embarazo, una herramienta para predecir el sexo del bebé

Tabla maya para predecir el sexo del bebé

La llegada de un bebé es un regalo maravilloso para cualquier pareja. Por eso, no es extraño que mientras los padres esperan conocer a su bebé fantaseen con el pequeño. Es habitual que imaginen cómo será, de qué color será su pelo, cómo serán sus manitas y, por supuesto, qué genero tendrá. Para tener una idea de estos detalles deberán esperar hasta después de la semana 18 o 20 de embarazo, cuando ya se empiezan a desvelar algunas de las características del bebé a través de las ecografías.

Sin embargo, existe otra manera de predecir el sexo del bebé desde prácticamente el inicio de la concepción: la tabla maya de embarazo. Si bien este método no está probado por la ciencia moderna, es el procedimiento que utilizaban los antiguos mayas para conocer el género de los bebés con un nivel de acierto bastante elevado. Así que si tienes curiosidad por conocer el género de tu bebé antes de que una ecografía pueda desvelártelo, te explicamos cómo descubrirlo con la tabla maya de embarazo.

Ciclos de la luna para predecir el sexo del bebé

¿Sabías que los antiguos mayas contaban con uno de los sistemas de calendarios más exactos de la historia? Asimismo, también tenían un método bastante fiel para predecir la fecha de parto, por lo que podían saber cuándo una mujer iba a dar a luz con semanas de antelación. Igualmente, contaban con un sistema para conocer el sexo del bebé antes de nacer, una herramienta que utilizaban también para decidir tener un hijo o una hija en una época en la que contar con valerosos guerreros o mujeres que se encargasen del cuidado de la aldea era sumamente importante. Con este fin usaban la tabla maya de embarazo.

La tabla maya de embarazo es un método de predicción basado en el calendario lunar de esta antigua civilización. Los mayas dividían el movimiento de la luna en cuatro fases de siete días de duración cada una, de manera que cada ciclo de la luna duraba 28 días. Esto equivalía a 13 ciclos lunares en los 364 días de rotación de la Tierra sobre su órbita. El día que faltaba, el 365, le llamaban “día verde” o “fuera de tiempo”, el cual solían celebrar el día 25 de julio.

Pues bien, según la tradición maya el género de un bebé está determinado por la fecha de nacimiento de la madre y la fase de la luna en el momento de la concepción. De ahí que sea más probable engendrar un niño cuando hay luna nueva o cuarto creciente mientras que hay más probabilidades de tener una niña cuando hay luna llena o cuarto menguante. No se conoce exactamente por qué los antiguos mayas hacían esta relación, pero se cree que está relacionado con los cambios que las fases de la luna ejercen en el cuerpo humano.

¿Cómo usar la tabla maya de embarazo?

Tabla maya embarazo sexo bebé

Tabla maya de embarazo para predecir el sexo del bebé

Utilizar la tabla maya para conocer el sexo del bebé es muy sencillo. La tabla cuenta con una línea en la que se refleja la edad fértil de la madre, por lo general en la columna izquierda de la tabla, y otra en la que se representan los meses del año, ubicado en la fila superior de la tabla. Todo lo que hay que hacer es buscar la edad que tiene la madre en el momento de la concepción y hacerla coincidir con el mes en el que concibió al pequeño. El resultado de la coincidencia de ambas líneas predecirá con bastante acierto el género del bebé.

Por ejemplo, si cuando concebiste a tu bebé tenías 29 años y lo engendraste en el mes de mayo, es bastante probable que se trate de una niña. En cambio, si concebiste a tu bebé en el mes de junio, es más probable que se trate de un niño. Asimismo, si concebiste a tu bebé en mayo y en ese momento tenías 32 años, es más probable que sea niño mientras que si lo concebiste un mes más tarde, hay muchas probabilidades de que se trate de una niña.

¿No conoces con certeza cuándo concebiste a tu bebé? Es muy sencillo de hacer las cuentas, solo tienes que sumar 14 días al último día de tu período menstrual, es decir, sumar 14 días a la última vez que tuviste la regla. De esta manera tendrás una idea aproximada de cuándo concebiste a tu bebé.

Vale destacar que la tabla no solo puede utilizarse para predecir el género del bebé que esperas sino que también puede convertirse en una herramienta útil para planificar si quieres tener un niño o niña, como hacían los antiguos mayas. Obviamente, es importante recordar que esta herramienta no es un método científico por lo que los resultados no son 100% fiables, pero al menos puede convertirse en un recurso más para los padres que desean completar la familia con un pequeño o pequeña.

Conocer el sexo del bebé no siempre es una buena idea

Conocer el sexo del bebé de antemano también puede tener su lado oscuro. Si bien la mayoría de los padres refiere tener ilusión de conocer el género del bebé por mera curiosidad ya que lo realmente importante para ellos es tener un niño/a sano/a, hay otros padres que pueden sentirse desilusionados cuando conocen el género del bebé. Ya sea porque preferían tener una niña o niño o porque querían mantener la incógnita hasta el final, lo cierto es que en ocasiones descubrir el género del bebé antes de tiempo puede decepcionar a algunos padres.

Por eso, antes de lanzarte a descubrir el género de tu bebé, primero reflexiona junto a tu pareja si es lo que en verdad deseáis. Si no estáis seguros de querer descubrirlo todavía, aún quedan 9 meses por delante para pensarlo con detenimiento y conocer el sexo en algún punto del camino. A fin de cuentas, lo verdaderamente importante es disfrutar del embarazo a plenitud y vivir cada nueva experiencia de la gestación con la ilusión de saber que cada vez estás más cerca de tener a tu bebé en brazos y conocerlo por primera vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver información legal y reglas de comentarios