El benjamín de la casa tuvo la exclusividad del cariño de sus padres durante algún tiempo. En esos años se creó un equilibrio familiar que colocó al niño en el centro de la atención por lo que, ante la perspectiva de tener que compartir el amor con un hermanito, es normal que sienta un poco de temor y que surjan los celos. La familia ahora tendrá que lograr un nuevo equilibrio, para lo cual es fundamental hacer partícipe al hermano mayor de todas las actividades vinculadas con el bebé y, sobre todo, no descuidar las muestras de afecto. Leer más »