Es posible que si tienes un niño de entre 4 y 6 años de vez en cuando te lo encuentres ‘jugando’ con sus partes íntimas, sólo está explorando su cuerpo y eso no es nada malo. El hecho que lo haga no tiene que ser nada significativo porque es un comportamiento que desaparecerá por sí solo, el problema se encuentra cuando este comportamiento no desaparece, aumenta o cuando lo hace en lugares inapropiados. Cuando descubras a tu hijo haciendo esto, no le riñas ni le hagas sentir vergüenza, pero sí deberás indicarle algunas pautas. Leer más »