Apostar por un destino rural para pasar un fin de semana con los niños es una opción excelente. Además, es una forma para estimular el desarrollo de los niños pues el contacto directo con la naturaleza potencia el aprendizaje, sus funciones cognitivas y la autonomía. De hecho, se ha demostrado que los peques que más tiempo pasan en entornos naturales aprenden con mayor facilidad, enferman menos y son más felices. Sin duda, son motivos más que suficientes para organizar actividades al aire libre en las que los niños puedan disfrutar de su entorno. Leer más »