Los espasmos del sollozo son una alteración poco común en los niños pero cuando aparece, suele preocupar mucho a los padres. Como indica su nombre, se trata de un espasmo, que puede estar acompañado o no con sollozos. Los niños dejan de respirar durante algunos segundos y algunos incluso pueden llegar a perder la conciencia. Por lo general, estos espasmos ocurren en niños sanos entre los 6 meses y los 6 años, aunque suelen ser más frecuentes alrededor de los 2 años y también pueden darse en recién nacidos. A los 5 años, la mayoría de los pequeños ya los han superado. Leer más »